La Secretaría del Ambiente de Paraguay rechazó el miércoles una denuncia realizada en Londres por la organización no gubernamental de apoyo a la cultura indígena Survival International por autorizar, presuntamente, la deforestación en una zona donde aún vive un grupo de aborígenes de la etnia ayoreo.

Un informe de Survival enviado a The Associated Press asegura que la Secretaría autorizó a la finca agroganadera Yaguareté Porá (Tigre lindo, en idioma guaraní) ubicada en el departamento Alto Paraguay, a 650 kilómetros al noroeste de Asunción, la tala de árboles para cultivar gramíneas.

"La denuncia mediática es incorrecta: es al revés, la Seam (Secretaría del Ambiente) intervino en 2010 la hacienda Yaguareté Porá por la comisión de presuntos delitos ambientales y ordenó la suspensión de cualquier actividad referente a la deforestación", dijo a la AP Ettel Estigarribia, asesora jurídica de la Secretaría.

Agregó que "nuestra intervención fue recurrida ante el Tribunal de Cuentas, de la justicia ordinaria, y todavía continúa el pleito", pero aclaró que la empresa sigue trabajando en la cría de ganado porque no fue el objeto de la intervención.

La Fiscalía del Ambiente, por su lado, denunció en 2009 ante el fuero penal a la hacienda Yaguareté Porá por supuestos delitos ambientales y el pleito continúa.

En tanto, Rossana Arestivo, administradora de Yaguareté Porá de 78.500 hectáreas de las cuales 4.500 son destinadas a la cría de ganado, señaló a la AP que "debe haber una confusión porque no existe ninguna tala de árboles; todo lo que hacemos es legal y está bajo control".

La Secretaría informó que 27.000 de las 78.500 hectáreas fueron destinadas por Yaguareté Porá como reserva natural adherida al proyecto de cuidado del medio ambiente propiciado por la Unesco en 2004.

Los ayoreos, que comparten territorios de Paraguay y Bolivia, constituyen una de las veinte etnias que sobreviven en Paraguay desde que llegaron los conquistadores españoles.

El antropólogo italiano José Zanardini, al servicio de la Universidad Católica de Asunción, dijo a la AP que "los silvícolas (sin contacto con la denominada civilización) ayoreos no deberían superar el número de veinte, de acuerdo con los informes que tenemos".