La Reserva Federal reducirá en 10.000 millones de dólares sus compras de bonos, que actualmente alcanzan los 85.000 millones de dólares mensuales, a partir de enero debido al fortalecimiento del mercado laboral, informó el miércoles el banco central.

La medida podría conducir a mayores tasas de préstamo a largo plazo para individuos y negocios.

La Reserva anunció la medida en un comunicado emitido al término de una reunión el miércoles. Posteriormente en una conferencia de prensa, el director Ben Bernanke dijo que la Reserva espera hacer reducciones moderadas similares en sus compras mensuales de bonos si continúa mejorando la economía.

Al mismo tiempo, la Fed reforzó su compromiso de mantener los intereses de corto plazo en niveles bajos. Dijo que su plan es mantener la tasa de referencia cercana al cero incluso "mucho después" que el desempleo caiga por debajo del 6,5%. Actualmente el paro se ubica en 7%.

La reducción a 75.000 millones de dólares por mes en la compra de bonos es un paso pequeño pero significativo. Significa que los formuladores de políticas del banco central están dispuestos a aliviar el apoyo extraordinario que han suministrado desde que comenzó la Gran Recesión hace seis años.

La medida "elimina la incertidumbre acerca de si --o cuándo-- la Reserva se ajustará y dará a los mercados la oportunidad de enfocarse en lo que importa realmente, que es el panorama económico", comentó Roberto Perli, execonomista de la Reserva que ahora se desempeña como director de investigación sobre política monetaria en Cornerstone Macro.

Pero Perli recordó que el banco central no ha retirado totalmente su apoyo a la economía.

En una declaración difundida después de su reunión de dos días, el banco dijo que reducirá sus compras de bonos hipotecarios y bonos del Tesoro, cada uno de ellos en 5.000 millones de dólares. A partir de enero, adquirirá 35.000 millones de dólares en bonos hipotecarios por mes y 40.000 millones en bonos del Tesoro.

Las compras de bonos han ayudado a mantener bajas las tasas de interés a largo plazo para estimular más préstamos y gastos.