Los Trail Blazers buscaron la solución fácil en el clímax del partido. Simplemente le cedieron el balón a Damian Lillard y se quitaron del camino.

No hay necesidad de complicaciones cuando Lillard está en la cancha.

El armador rompió el empate con un triple cuando restaban 0,4 segundos, para que Portland superara el martes 119-116 a los Cavaliers de Cleveland.

"No hay necesidad de explicarlo", dijo el entrenador de los Blazers Terry Strotts. "Damian había conseguido esto, así que recurrimos a él".

Lillard totalizó ocho triples, la mayor cantidad en su carrera, en un duelo en que anotó además 36 puntos. El Novato del Año de la NBA en 2013 realizó también un enceste cuando el tiempo se agotaba el domingo, para que Portland venciera a Detroit en tiempo extra.

"Eso es sangre fría", dijo el escolta de Cleveland, Dion Waiters. "Sabíamos que Lillard recibiría el balón. Era un disparo crucial".

Un enceste del brasileño Anderson Varejao empató el marcador por Cleveland con 7,1 segundos por jugarse, antes de que Portland pidiera una pausa. Lillard recibió el saque a la mitad de la cancha, dribló para avanzar y embocó el tiro decisivo ante la marca de Alonzo Gee, a una distancia de unos ocho metros.

El armador tenía tiempo para avanzar más hacia la cesta, pero decidió disparar un triple.

"No quería avanzar demasiado porque había algunos gigantes ahí", dijo. "Y Alonzo Gee es muy buen atleta, así que no quería enfrentarlo. Hice un movimiento para desequilibrarlo y eso me dejó listo".

Portland (22-4) tiene la mejor foja en la NBA y suma 11 triunfos por ninguna derrota ante equipos de la Conferencia del Este. Los Blazers han ganado cinco duelos en fila y tienen un récord de 12-2 como visitantes.

Kyrie Irving intentó todavía un triple, pero el balón golpeó el aro y salió, justo cuando sonaba el timbrazo. Irving y Dion Waiters anotaron 25 puntos cada uno por Cleveland.

También por los Cavs, Varejao jugó 24:53 minutos, en los que contabilizó cinco puntos y nueve rebotes.

LaMarcus Aldridge sumó 26 unidades y 15 rebotes por los Blazers.

En tanto, Kobe Bryant acertó un disparo difícil ante la marca de uno de los mejores defensas en la NBA. Y el astro de los Lakers consideró que ello es una muestra de que recupera la forma.

Bryant aportó 21 puntos en su sexto partido de la temporada, y los Lakers de Los Ángeles cerraron el martes una gira de cuatro visitas con un triunfo por 96-92 sobre los Grizzlies de Memphis.

"Yo sé que estoy recuperado cuando salto y encesto, especialmente contra un jugador tan bueno a la defensiva como Tony Allen, que no te suelta y hace mucho contacto físico", dijo Bryant. "Me sentí realmente cómodo por elevarme y disparar pese al choque".

El español Pau Gasol añadió 21 puntos y nueve rebotes por los Lakers, que venían de caer el lunes por 114-100 en Atlanta. Nick Young totalizó 18 unidades y Jodie Meeks finalizó con 13.

Zach Randolph sumó 18 puntos y estableció su mejor cifra de la campaña con 16 rebotes, por Memphis. Los Grizzlies jugaron sin Mike Conley, quien sufrió un golpe en el muslo izquierdo el domingo, durante la derrota ante Minnesota.

Los Grizzlies ganaban por 69-67 en el último cuarto antes de que los Lakers emprendieran una ofensiva de 17 puntos contra cuatro.

En otros partidos, el Thunder de Oklahoma City se impuso 105-93 a los Nuggets de Denver, con 30 puntos de Kevin Durant; los Warriors de Golden State doblegaron 104-93 a los Pelicans de Nueva Orleáns, en el regreso de Andre Iguodala, y los Bobcats de Charlotte vencieron 95-87 a los Kings de Sacramento.