El regulador de los medios de Argentina tiene nuevas reglas para los noticieros de televisión: A partir de ahora, deben agregar subtítulos que muestren dónde y cuándo fueron grabadas las imágenes.

El presidente de la autoridad audiovisual Martín Sabbatella dijo que "la imprecisión sobre dónde ocurre determinado hecho y si ya pasó o si está pasando en el momento en que es trasmitido resulta especialmente grave en el tratamiento de hechos de violencia, manifestaciones, tragedias o problemas en el espacio público, porque afecta el derecho a la información e impacta directamente en la vida de los usuarios y usuarias de esos medios".

Los espectadores deben saber si los problemas están sucediendo en el momento que están viviendo o si ya fueron atendidos, señaló.

Las nuevas reglas exigen que las imágenes de noticias viejas estén claramente etiquetadas como "archivo". Las tomas en vivo deberán identificar la ubicación, mientras que el vídeo grabado más temprano el mismo día debe incluir la hora, así como el lugar.

Dos productores de televisión dijeron el martes a The Associated Press que sus canales no cumplirán hasta que sus abogados revisen la orden, y señalaron que añadir subtítulos será costoso y consumirá mucho tiempo, ya que requiere más trabajo de edición. Los productores hablaron bajo condición de anonimato a fin de evitar que sus canales sufran consecuencias por desafiar a los reguladores de una reciente ley de medios que impone muchos nuevos controles sobre la emisión de contenidos.

El defensor de la libertad de expresión Claudio Paolillo no ve problemas con las nuevas normas. Como presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), el editor de periódicos uruguayo dijo que es simplemente buen periodismo identificar claramente el contenido.

"Ningún periodista ni ningún medio de comunicación debería negarse a hacer lo que indica la práctica del buen periodismo", dijo Paolillo a la AP. "Sobre cualquier hecho de interés público y si utilizan imágenes para esa información, tiene que decir de qué lugar son y cuándo".

Funcionarios del gobierno han tratado de convertir en chivos expiatorios a las empresas de medios de comunicación críticas, al asegurar que cuando una semana de huelgas policiales por un aumento salarial provocó saqueos dispersos en muchas provincias argentinas, algunos canales de televisión transmitieron una y otra vez escenas de violencia sin identificar dónde o cuándo ocurrieron. El jefe de Gabinete Jorge Capitanich y otros dijeron que esto fomenta una sensación de caos y alienta más crímenes.

"Si el gobierno lo que busca con esto es limitar o censurar los imágenes que no le gustan, esto sería un ataque a la libertad de expresión", dijo Paolillo, quien encabezó recientemente una delegación internacional que examinó la libertad de prensa en Argentina. Por otra parte, añadió, "me parece bien que las imágenes que muestran atrás mientras hablan y hablan muestren cuándo y dónde las imágenes pasaron".