Las amenazas de bomba que provocaron la evacuación de cuatro edificios del campus de la Universidad de Harvard esta semana fueron hechas por un estudiante que trataba de librarse de un examen final, dijeron el martes fiscales.

El estudiante, Eldo Kim, de 20 años, envió mensajes de correo electrónico que decían que había bombas colocadas en el campus. Los mensajes los envió a las 8:30 de la mañana a la policía de Harvard, a dos directivos de la universidad y al diario Crimson de Harvard, de acuerdo con una denuncia criminal presentada por la fiscalía federal.

Los mensajes alertaba que bombas con metrallas detonarían pronto en dos de los cuatro edificios, incluido el recinto donde Kim iba a presentar un examen a las 9 de la mañana

Kim, quien vive en Cambridge, hará su comparecencia inicial ante la corte el miércoles. No se sabe si tiene abobado.

Investigadores de varias agencias cerraron y registraron los edificios durante horas antes de determinar que no había explosivos. Uno de los edificios es un dormitorio de estudiantes de primer año, mientras que los otros tres son de aulas.

La universidad indicó en un comunicado que estaba "entristecida" por las acusaciones contenidas en la denuncia federal, pero que no iba a hacer más comentarios sobre la investigación penal que está en curso.

Una declaración jurada del FBI presentada el martes señala que Kim utilizó TOR, un producto gratuito de internet que asigna una dirección IP anónima, utilizando la red inalámbrica de la universidad.

El documento judicial señala que Kim dijo el lunes a un agente que actuó solo y envió los mensajes a cinco o seis direcciones de internet de Harvard que eligió al azar.

Agregó que los envió una media hora antes de entrar a un examen final en el Salón Emerson, uno de los edificios que amenazó. Indicó que cuando estaba en Emerson a las 9 de la mañana y sonó la alarma, supo que su plan había funcionado.

El perfil de Kim en LinkedIn dice que es un estudiante del Instituto de Ciencias Sociales Cuantitativas de Harvard. El sitio de internet del instituto dice que Kim es un investigador asistente que ha trabajado para un profesor que analiza la provocación partidista.

Las sanciones máximas por una falsa amenaza de bomba son cinco años en prisión y una multa de 250.000 dólares, dijeron los fiscales.