Un jurado investigador presentó cargos contra 26 personas acusadas de formar parte de una de las redes de tráfico de drogas más grandes en el oeste de Puerto Rico.

La fiscal federal estadounidense Rosa Emilia Rodríguez dijo el martes que los sospechosos comenzaron a operar en un complejo público de viviendas en el municipio de Añasco en 2010. Se cree que la organización generó un total de 10 millones de dólares.

Los sospechosos fueron acusados de asociación delictuosa para poseer con intención de distribuir heroína, crack, cocaína y marihuana.