Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno de ese país retomaron el martes su diálogo en Cuba en medio de tensiones generadas por la destitución del alcalde de Bogotá, un ex guerrillero, y comentarios del presidente Juan Manuel Santos.

"Sin duda causa malestar el zigzagueo de Santos", expresó Marco León Calarcá durante la lectura de un comunicado de la guerrilla, cuyos representantes se sentaron junto a los del mandatario para continuar negociando un acuerdo de paz.

Calarcá, cuyo nombre legal es Luis Alberto Albán, hizo alusión a la destitución del alcalde de Bogotá Gustavo Petro por parte de la Procuraduría General, que generó una tormenta política por tratarse del funcionario más importante de elección popular después del jefe de Estado.

El procurador Alejandro Ordoñez tuvo una "actitud autoritaria", lo que para los rebeldes significa "dinamitar anticipadamente el espíritu y los alcances del punto dos sobre participación política", que fue discutido en los meses previos entre las partes y que busca generar garantías para que una vez que abandonen las armas los ex guerrilleros puedan desarrollar una fuerza política que no sea desplazada o perseguida.

Petro, un ex senador y ex guerrillero, fue sancionado a comienzos de diciembre por la Procuraduría General que le prohibió ejercer cargos públicos por 15 años debido a que cambió por decreto el sistema de recolección de basura de la ciudad, lo que generó por tres días desorden y reguero de bolsas de desperdicios.

El fallo es apelable ante la misma Procuraduría y hasta que sea ratificado Petro sigue al frente del gobierno de la que, con ocho millones de habitantes, es la mayor ciudad de Colombia.

El presidente Santos rechazó tomar partido a favor del funcionario destituido.

Otro de los temas que remarcó la guerrilla fueron las palabras de Santos ante una convención política la semana pasada en la cual aseguró que lo único que se negocia en Cuba es una transición para que los rebeldes dejen las armas.

"Decimos en la antesala de la reanudación del diálogo que no nos encontramos en La Habana negociando una transición para dejar las armas a cambio de unos votos. Sesenta años de lucha armada buscando justicia social y verdadera participación política van mucho más allá del tema de esos votos", dijo Calarcá.

Los comentarios de la guerrilla se produjeron minutos antes de ingresar a la sala de conversaciones que comparten con la representación del gobierno y que habían recesado de manera técnica a comienzos de mes.

Las partes comenzaron un proceso de paz a fines de 2012 en base a una agenda previamente acordada de seis puntos, de los cuales dos fueron tratados con éxito -la posesión de la tierra y la participación política-, mientras el tercero que se desarrolla ahora es sobre el combate al narcotráfico.

Cuba, Noruega, Chile y Venezuela son países facilitadores de la mesa, que podría desactivar la guerra de guerrillas más larga de la historia del continente.

Creadas en la décadas de los 60, las FARC tienen unos 9.000 hombres en armas.

------

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP