Dos atentados con bomba en Bagdad y sus alrededores provocaron la muerte de 10 peregrinos chiíes el martes mientras se dirigían a pie a una ciudad santa en el sur de Irak, informaron las autoridades.

En el más letal de los ataques, un agresor suicida hizo estallar su cinturón en medio de un grupo de peregrinos al sur de Bagdad, cerca del poblado de Mahmudiya. Seis personas murieron y 16 resultaron heridas, señaló la policía.

Los feligreses se dirigían a la ciudad de Karbala, a 90 kilómetros (55 millas) hacia el sur, con el fin de conmemorar el Arbain, que marca la conclusión de los 40 días de duelo tras el aniversario de la muerte del nieto del profeta Mahoma, el imán Hussein, un personaje chií muy venerado.

Unas dos horas antes, el estallido de una bomba sacudió a otro grupo de peregrinos chiíes en la capital iraquí que también se dirigían a Karbala. Ese ataque, en el vecindario sureño de Nueva Bagdad, dejó cuatro muertos y 11 heridos, afirmaron agentes policiales.

Funcionarios médicos confirmaron las cifras de fallecidos. Todas las autoridades hablaron a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para hacer declaraciones a la prensa.

En Irak, cientos de miles de peregrinos chiíes se dirigen cada año a Karbala para el Arbain. Al-Qaida y otros insurgentes suníes suelen atacar a los chiíes, a los que consideran infieles. Además, las peregrinaciones de esta rama del islam suelen llevar poca protección de las fuerzas de seguridad.

Los atentados del martes ocurrieron un día después de dos ataques distintos sobre peregrinos chiíes en los que murieron 34 personas.

Hasta el momento nadie se había adjudicado la responsabilidad. Los ataques fueron los más recientes en una oleada de violencia que ha sacudido a Irak desde que en abril se tomaron medidas represivas sobre un campamento de protesta en un poblado suní del norte.