Una propuesta bipartidista de presupuesto que busca suavizar los amplios recortes a los gastos ganó terreno el lunes entre los republicanos del Senado y los demócratas se mostraron optimistas de que la iniciativa conquistará los 60 votos necesarios para que sea aprobada para el fin de semana.

Los senadores republicanos Orrin Hatch de Utah y Johnny Isakson de Georgia ya anunciaron que votarán a favor de enviar la iniciativa, mientras el senador Don Hoeven de Dakota del Norte dijo que muy probablemente se les sumará. Con esto se superó un obstáculo crítico hacia una votación programada para el martes.

Los anuncios compensaron por mucho el anuncio que hizo el senador republicano Richard Burr, de Carolina del Norte, quien dio marcha atrás y dijo que votaría en contra del proyecto de ley.

La nueva propuesta bipartidista de presupuesto contempla restaurar recortes por alrededor de 65.000 millones de dólares que deberán entrar en vigencia en el actual ejercicio presupuestario y el siguiente.

Para compensar los aumentos en los gastos, la iniciativa apoyada por la Casa Blanca proyecta ahorros presupuestarios por 85.000 millones de dólares en la próxima década. Esos ahorros incluyen prorrogar los recortes existentes a los proveedores de Medicare, por ejemplo, elevar la tarifa de seguridad en los billetes de avión y exigir a los empleados del gobierno federal que paguen una mayor proporción de sus propias pensiones.