La NASA se pregunta si bastará una caminata espacial o si hará falta un reabastecimiento para reactivar un circuito de enfriamiento averiado.

La mitad del sistema de enfriamiento de la Estación Espacial Internacional en órbita se paralizó el miércoles debido a una válvula defectuosa. La NASA empezó a usar una válvula diferente para tratar de controlar la temperatura con éxito parcial, dijo el lunes Kenny Todd, director de la estación espacial.

"Todavía no podemos asegurar si será o no suficiente", afirmó.

Los dos astronautas estadounidenses a bordo, Rick Mastracchio y Michael Hopkins, podrían tener que hacer reparaciones mediante una caminata espacial a partir del jueves. Ese mismo día un cohete no tripulado debe llevar una carga desde Wallops Island, Virginia.

El vocero Josh Byerly dijo que la NASA espera decidir el martes cuál será la prioridad: las reparaciones o el reabastecimiento.

El lanzamiento de la nave de carga Cygnus, de Orbital Sciences Corp., ya se ha demorado un par de días debido al problema del enfriamiento en órbita.

El sistema de enfriamiento de la estación, que usa amoníaco, es crítico para despejar el calor generado por los equipos a bordo. Todo equipo no esencial fue apagado después de la avería, y algunos experimentos científicos se interrumpieron para evitar más generación de calor.

La NASA calcula que se necesitarán dos o tres caminatas espaciales para reemplazar la bomba que sostiene la válvula averiada. De ser consideradas necesarias, podrían efectuarse caminatas espaciales el jueves, sábado y posiblemente el lunes. Los dos astronautas inspeccionaron y se probaron sus trajes espaciales el lunes en previsión de que tuvieran que hacer la reparación.

El reemplazo de la bomba podría esperar hasta principios del año próximo, dijo Todd, si los ingenieros determinan que el sistema de enfriamiento puede resistir hasta entonces.

En la estación espacial en órbita hay seis hombres: dos estadounidenses, tres rusos y un japonés. La NASA ha dicho que la estación no está en peligro y que los astronautas están cómodos.