El presidente de un banco que pertenecía al mandatario Horacio Cartes fue incluido como asesor en el grupo policíaco-militar que fue tras una columna guerrillera en septiembre pasado, reveló el lunes el jefe antidrogas Luis Rojas, lo cual causó un revuelo mediático por tratarse de un civil.

La ley paraguaya establece que la represión y persecución a criminales son tareas exclusivas del personal de seguridad, por lo cual causó impacto la participación como asesor de Hugo Portillo, actual presidente del banco comercial Amambay.

"Portillo tuvo la autorización del presidente Cartes para integrar nuestras filas como asesor. Mi superior inmediato es el jefe de Estado", aclaró Rojas a la prensa.

El funcionario dijo que en septiembre las fuerzas de seguridad estuvieron a punto de atrapar a unos diez miembros del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) gracias a un equipo de escucha telefónica conseguido, precisamente, por Portillo. Pero la acción en la aldea Arroyito, en la selva, a 400 kilómetros de Asunción, fracasó porque los rebeldes lograron escapar.

"Si es para atrapar a los miembros del EPP, si fuese necesario yo recurriría hasta a los servicios del Pato Donald o del ratón Mickey", afirmó Rojas, en alusión a las críticas por la participación del banquero como asesor del grupo policíaco-militar.

"Toda ayuda que la población aporte es bienvenida porque debemos eliminar al EPP", sostuvo.

Sin embargo, el ministro del Interior Francisco de Vargas en conferencia de prensa anunció que "habrá una investigación interna para conocer exactamente la tarea o el aporte del ciudadano civil que acompañó al grupo operativo".

Portillo no hizo declaraciones.

A pocos días de haber asumido el poder en agosto pasado, Cartes dijo en entrevista con The Associated Press que las acciones de todas las empresas en las que tuvo participación las había transferido antes de lanzarse a la arena política a fines de 2010, sin especificar en manos de quién dejó esos papeles.