Un hombre declarado culpable de organizar un fraude de 100 millones de dólares por medio de una organización caritativa para veteranos militares estadounidenses fue sentenciado el lunes a 28 años de prisión.

El juez Steven Gall también le ordenó al acusado, que se identifica a sí mismo como Bobby Thomson, de 67 años, que pague una multa de seis millones de dólares. Las autoridades dicen que su verdadero nombre es John Donald Cody, un abogado que estudió en Harvard.

La fiscalía general de Ohio le pidió al juez la semana pasada que lo sentenciase a 41 años de prisión.

El juez rechazó una solicitud para un nuevo juicio. La defensa dijo que algunos comentarios de los jurados tras el veredicto de que estaban decepcionados porque Thompson no había declarado como testigo mostraban que estaban prejuiciados en su contra.

El acusado se desplomó en su silla al leerse la sentencia. Se quejó ante el juez de malos tratos por guardias carcelarios durante su encierro.

No hubo respuesta inmediata de la policía. Los guardias habían dicho previamente que el acusado se había comportado de forma errática y había hecho sangrar su frente al golpear su cabeza contra una pared de su celda.

El juez dijo que los delitos habían causado daños a veteranos que se suponía eran los beneficiarios de las donaciones y dañaron además a otras organizaciones caritativas porque crearon escepticismo entre los donantes.

"Todo el mundo teme donar", dijo Gall.

Dijo que la sentencia refleja la duración, vastedad y cantidad de la farsa.

El abogado defensor Joseph Patituce dijo tras el veredicto, y de nuevo tras la sentencia, que problemas de representación legal ineficaz derivadas de un tiempo limitado de preparación para la defensa pudieran ser la base para una apelación.

Agregó que su defendido niega haber cometido crímenes.

La defensa hizo insinuaciones sobre una operación encubierta de la CIA y mostró al jurado fotografías del acusado con el presidente George W. Bush, en una insinuación de que Thompson actuaba con autorización del gobierno.

Thompson fue declarado culpable el 14 de noviembre de crimen organizado, robo, lavado de dinero y robo de identidad. El fiscal mostró al jurado tarjetas de identificación con la foto del acusado, pero con nombres diferentes y emitidas por agencias del gobierno y compañías en numerosos estados.

Se le declaró culpable de saquear la Asociación Estadounidense de Veteranos de la Armada, una organización caritativa que operaba en Tampa, Florida.

El fiscal general Mike DeWine pidió 330.778 dólares del dinero confiscado para cubrir los costos del juicio y la investigación.

La fiscalía pidió además 650.871,30 dólares para ser entregados a organizaciones de ayuda a veteranos, de acuerdo con Dan Tierney, portavoz de DeWine.

Unos 101.000 dólares confiscados a Thompson fueron repartidos ya a organizaciones de caridad para veteranos en Ohio.