Soldados leales a un ex vicepresidente trataron de derrocar al gobierno de Sudán del Sur, dijo el presidente de esa nación el lunes mientras facciones del ejército combatían esporádicamente en Yuba, la capital del país más joven del mundo.

Rodeado de funcionarios del gobierno, el presidente Salva Kiir, vestido con uniforme militar y galones de general, dijo en un discurso transmitido por televisión que las fuerzas armadas frustraron un golpe de Estado "orquestado por un grupo de soldados aliados con un ex vicepresidente".

Los soldados atacaron el cuartel general del ejército de Sudán del Sur el domingo por la noche, lo que desató choques esporádicos que continuaron el lunes, dijo.

"Los atacantes se fueron y las fuerzas armadas los están persiguiendo", afirmó Kiir el lunes. "Les prometo que la justicia prevalecerá".

El gobierno tiene el "control absoluto de la situación en las fuerzas armadas" y se decretó un toque de queda del amanecer hasta la noche en Yuba, agregó.

Los detalles del intento de golpe son escasos pero Barnaba Marial Benjamin, canciller de Sudán del Sur, dijo a The Associated Press que tropas de la principal base del ejército trataron de apoderarse del almacén de armas pero fueron rechazadas. Se ha arrestado a algunos políticos, dijo, pero no confirmó si el ex vicepresidente Riek Machar, a quien atribuyó la asonada, está entre los detenidos.

Benjamin dijo que el golpe fue preparado por soldados "descontentos" y políticos encabezados por Machar.

La misión de las Naciones Unidas en el país informó que el lunes se escuchaba el tronar de las armas de fuego y que cientos de civiles buscaron refugio en instalaciones del organismo humanitario.

Un reportero de The Associated Press observó soldados fuertemente armados patrullando las calles de Yuba el lunes temprano en medio del tableteo de armas de fuego en el principal cuartel militar de la capital.

En la nación más joven del mundo hay tensiones desde que Kiir despidió a Machar en julio.

Machar, quien ha expresado la disposición de postularse a la presidencia en 2015, dijo después de ser despedido que para que el país se mantenga unido no se puede tolerar "el gobierno de una persona o una dictadura". Su salida del gobierno, parte de una purga de todo el gabinete por parte de Kiir, siguió a reportes de una batalla por el poder dentro del partido que gobierna.

Kiir es líder del partido gobernante Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán mientras que muchos ministros despedidos, entre ellos Machar, fueron figuras claves del movimiento que luchó por décadas en la guerra que llevó a la independencia de Sudán del Sur en 2011.

El diario sudanés Sudan Tribune reportó en su portal noticioso que el domingo por la noche hubo enfrentamientos entre miembros de la guardia presidencial en aparentes combates entre soldados de la tribu dinka, a la que pertenece Kiir, y los de la tribu nuer, a la que pertenece Machar.