Un enfrentamiento entre policías y sospechosos a quienes perseguían en la intranquila región china de Xinjiang ha dejado 16 muertos, informaron el lunes medios oficiales.

El portal regional oficial de noticias Tianshan Net dijo que "varios bandidos" lanzaron explosivos y empuñaron cuchillos contra los agentes el domingo a eso de las 11 de la noche en el poblado de Sayibage.

Dos de los agentes de la prefectura de Kashgar fueron abatidos, junto con 14 agresores, dijo el reporte. Otros dos asaltantes fueron arrestados. No se ofrecieron más detalles.

Varias llamadas a las autoridades locales no fueron respondidas o las atendieron funcionarios que dijeron que no sabían nada del ataque.

Xinjiang ha sido desde hace mucho un hervidero de oposición contra el gobierno chino en partes de la población musulmana de la etnia uigur. Enfrentamientos recientes, como un ataque contra una estación de policía, han dejado decenas de muertos este año.

Por lo general el gobierno califica los incidentes de ataques terroristas vinculados con radicales en el extranjero, aunque hay pocas pruebas de que los ataques estén bien organizados. En muchos casos, la violencia parece estar limitada a la furia sobre la pobreza y las estrictas normas que gobiernan la cultura uigur y la práctica del islam, junto con la influencia de enseñanzas de la guerra santa global.

Entre los ataques más audaces estuvo el ocurrido en el corazón de la capital china en octubre. Las autoridades han dicho que tres uigures se abalanzaron en un vehículo todoterreno contra grupos de personas en dirección al Portón de Tiananmen, donde se incendió, hecho en que perecieron tres ocupantes y que causó la muerte de dos turistas y docenas de lesionados.

La policía dijo que ese incidente fue un ataque terrorista y arrestó a cinco personas.