"Señorita Vodka", un homenaje a las teiboleras

En su primera novela "Señorita Vodka", la escritora mexicana Susana Iglesias retrata a una bailarina exótica capaz de hacer poesía mientras baila en el tubo al tiempo que sobrevive la vida nocturna de la Ciudad de México y Hollywood.

Con ello, la novel escritora busca rendir un homenaje a las bailarinas exóticas y desmitificar esta actividad, que asegura genera una "revolución".

"De pronto se cree que la vida de estas mujeres es triste y sórdida. Sí lo es, en cierta medida, pero también hay un gozo y una revolución cada vez que una mujer se sube al tubo y decide enfrentar la vida de esa forma", dijo Iglesias, ganadora del premio Aura Estrada, en una entrevista con The Associated Press el martes. "Para mí (esta novela) es un homenaje", agregó.

Publicada por el sello Tusquets Editores, la novela sigue a Señorita Vodka, una aguerrida mujer aficionada a dicha bebida alcohólica que se gana la vida como bailarina de distintos "table dance" de la capital mexicana y Los Angeles, Estados Unidos. En su andar, la protagonista se enfrenta a diversos sinsabores del amor y peligros como las drogas, las armas y los proxenetas.

Iglesias creció cerca de Tepito, el llamado "barrio bravo" de la Ciudad de México conocido por sus actos delictivos, tráfico de armas, drogas y piratería. La escritora explicó que parte de sus experiencias personales le permitieron imprimir mayor realismo al texto, como las charlas que sostiene con amigas que trabajan como bailarinas nudistas, a quienes jamás les ha contado que es escritora, pues no pretende verlas "como objeto de estudios".

"Tengo cuatachas (amigas) teiboleras que son a todo dar", contó. "Platico mucho con ellas y se divierten más de lo que (los hombres) creen divertirse. Eso es lo interesante, (ellos) se sienten conquistadores y ellas les están vaciando la cartera".