Con autogol del paraguayo Néstor Camacho y tanto de Jefferson Duque el Atlético Nacional doblegó 2-0 a Deportivo Cali y se adjudicó el domingo el torneo Clausura, con lo que alcanzó su 13ava corona en el balompié colombiano.

La confrontación de ida terminó 0-0 en el estadio Pascual Guerrero, la casa de Cali, la oncena de Leonel Álvarez.

El mediocampista ofensivo Camacho, de cabeza, convirtió en contra de Cali a los 16 minutos.

Alejandro Bernal ejecutó tiro de esquina por el costado derecho, cabeceó Alejandro Bernal y cuando el balón iba a las manos del arquero Farid Mondragón, Camacho cambió la dirección.

Duque cerró a los 61 minutos tras bajar el balón con el pecho, dejó en el camino a los defensores y a Mondragón. La acción nació de un cabezazo de Orlando Berrio y este salió lesionado a los 65.

Nacional, con el argentino Fernando Paternoster en el banco, consiguió su primer gallardete en 1954 y ganó la Copa Libertadores con Francisco Maturana cuando venció a Olimpia de Paraguay en 1989.

El popular equipo presionó a su rival luego del tanto en contra de Camacho y Cali perdió el orden y la chispa.

La situación se mantuvo en la segunda etapa y Mondragón pasó varias situaciones de riesgo.

Mondragón sufrió una doble frustración, ya que además de no conseguir el gallardete, no pudo dedicarlo como deseaba a la memoria de su amigo y colega, el arquero Miguel Calero.

Mondragón y Calero se iniciaron en Deportivo Cali y coincidieron en la selección de Colombia.

Calero atajó en ambos bandos: fue campeón con el Cali en 1996, con Nacional en 1999, y luego fue figura con el Pachuca de México. El portero murió en diciembre de 2012, a los 41 años, a causa de una trombosis.

Nacional, el conjunto de Juan Carlos Osorio, dominó a lo largo de la temporada y se adjudicó los torneos Apertura y Clausura, ganó la Copa Colombia y Sao Paulo de Brasil le cerró el paso a la semifinal de la Copa Libertadores.

Nacional, no lució su camiseta verde que le acarreó el sobrenombre de "máquina verde" sino que vistió de amarillo y Cali de blanco con mangas verdes.

Con la victoria se inició una celebración carnavalesca en Medellín, la capital del departamento de Antioquia.

La seguridad fue la mayor preocupación de las autoridades después que siete hinchas del Cali sufrieron quemaduras de segundo y tercer grado cuando el autobús en el que viajaban fue atacado con una bomba casera.

El incidente se presentó luego del partido de ida contra Nacional cuando el vehículo con seguidores de Cali marchaba el miércoles por la autopista sudoriental de Cali y fue alcanzado por un objeto incendiario a su paso por el barrio las Acacias, indicó la policía.

El comandante de la policía de Cali, coronel Hoover Penilla, confirmó el domingo la detención de un sospechoso de 19 años de edad.

El juego de vuelta se disputó en el estadio Atanasio Girardot de Medellín ante más de 45.000 aficionados.