Los abogados que representan a la Oficina del Alguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio en un caso en el que se le acusa de prejuicios raciales criticaron a los candidatos recomendados por sus rivales para que supervisen las operaciones policiales y garanticen que no cometerán arrestos inconstitucionales.

Hace una semana, los abogados de ambas partes recomendaron a tres candidatos cada uno. El juez de distrito Murray Snow usará la lista de los candidatos para seleccionar un inspector para la oficina del alguacil, a fin de asegurarse de que cumpla con las normas constitucionales y supervise el reentrenamiento de sus agentes.

Hace seis meses, Snow falló que la oficina de Arpaio se enfocaba sistemáticamente en los hispanos durante sus características patrullas de inmigración. Esa fue la primera vez que un tribunal falla que la oficina de Arpaio ha actuado con prejuicios raciales durante su trabajo. El juez también dictaminó que los agentes de Arpaio prolongaban injustificadamente las detenciones de personas a las que se les pidió detener la marcha sus vehículos.

Arpaio se ha opuesto a la designación de un monitor, alegando que ello significaría que cada una de sus decisiones de política sea autorizada por el inspector, lo que anularía la autoridad de él. Su oficina ha apelado la conclusión de que su oficina cometió discriminación racial y la sentencia posterior que ordenó el nombramiento de un monitor.

Los abogados del alguacil pusieron en duda la objetividad de Tim Nelson --quien se desempeñó como asesor jurídico de la entonces gobernadora de Arizona, Janet Napolitano-- para el cargo de inspector. Dijeron que Nelson sería parcial, a causa de su afiliación con funcionarios demócratas que han estado en desacuerdo con el alguacil republicano. También citaron los comentarios críticos que ha hecho públicamente sobre Arpaio otro candidato propuesto por sus rivales para el cargo de inspector: el ex fiscal federal para Arizona Paul Charlton, quien por ahora realiza práctica privada.