Encabezado por el técnico Pep Guardiola, Bayern Munich viaja a Marruecos con la intención de coronar una temporada histórica con un último trofeo: la Copa Mundial de Clubes.

Pero Ronaldinho, el jugador al que Guardiola marginó cuando dirigía Barcelona, y su club Atlético Mineiro podrían ser los aguafiestas.

Bayern, monarca de la Liga de Campeones, debe superar primero al campeón asiático Guangzhou Evergrande en la semifinal del martes para disputar una final con el ganador de la Copa Libertadores, Atlético Mineiro, que a su vez juega un día después con el favorito local Raja Casablanca, que viene de eliminar a Monterrey de México.

Una de las primeras decisiones de Guardiola después de asumir la dirección de Barcelona en 2008-09 fue decidir la venta de Ronaldinho. Su decisión dio sus frutos ya que en su primera temporada a cargo ganó un récord de seis trofeos importantes.

Ese sexto triunfo fue la Copa Mundial de Clubes, y ahora Guardiola tiene la oportunidad de cerrar la campaña récord de Bayern con un quinto trofeo para agregar a los que ya tiene en sus vitrinas: Liga de Campeones, Bundesliga, Copa Alemana y Supercopa de la UEFA.

"Hemos tenido halagos en el 2013. Pero todavía no ha terminado el año", advirtió el capitán de Bayern Philipp Lahm. "Daremos lo mejor en la Copa Mundial de Clubes".

Desde el 2000, solo clubes europeos y sudamericanos han llegado a la final y Europa tiene ventaja de 5-4 en un torneo que no se disputó entre 2001 y 2004. Barcelona también ganó el título con Guardiola en el 2011.

El primer test de Bayern en el Estadio Agadir será contra el campeón chino, Guangzhou Evergrande, dirigido por el extécnico de la selección italiana Marcelo Lippi. Los chinos vencieron el sábado al campeón africano Al Ahly por 2-0.

Lippi, que condujo a Italia a la victoria en la Copa Mundial en 2006, dijo que la competencia de clubes constituye un desafío diferente.

"La Copa Mundial es una competencia de otro nivel, y por eso no puedo compararlas", afirmó Lippi por medio de un intérprete. "Todos sabemos que Bayern Munich es probablemente el mejor equipo del mundo. Uno puede enfrentarlo cien veces y perder noventa y nueve. Pero está ese partido que se puede ganar, de modo que uno nunca sabe".

Bayern, puntero en la Liga Alemana, ha ganado 14 de sus 16 compromisos ligueros en esta temporada y lleva un récord de 41 partidos invictos en la Bundesliga. Franck Ribery conducirá el ataque mientras su compañero Arjen Robben quedó afuera del torneo debido a una lesión en la rodilla derecha.

Ronaldinho regresa a la competencia por primera vez desde el 2006 cuando con el Barcelona que había ganado la Liga de Campeones perdió la final del mundial de clubes con Internacional de Brasil. Fue el comienzo del fin del delantero brasileño en Barcelona.

Pero Ronaldinho ha mejorado desde que se incorporó al Atlético Mineiro, con el que ganó la Libertadores.

Con el concurso del delantero Diego Tardelli, el técnico Cuca se prepara para la semifinal contra Raja, que viene de ganarle a Monterrey después de dejar también en el camino al Auckland City de Oceanía.

"Para todos fue una sorpresa; esperábamos que avanzara Monterrey debido a su tradición", opinó Cuca. "No hemos dejado de observar al Raja, pero es un equipo con un estilo diferente al de los mexicanos. Ahora tenemos que enfrentar al equipo local, pero en la Copa Libertadores también jugamos con presión frente a hinchas de los adversarios. Nuestros jugadores están acostumbrados".

Los ganadores de la semifinal jugarán por el título el sábado en Marrakech. El torneo reúne a los seis campeones continentales además de un equipo local y también se disputará en Marruecos en 2014.