Un servicio ferroviario de alta velocidad entre España y Francia fue inaugurado el domingo, lo cual permitirá reducir a la mitad el tiempo de viaje entre Barcelona y París.

Hasta ahora el recorrido en tren entre las dos ciudades era de unas 12 horas, pero con las nuevas vías podrá hacerse en poco más de seis. El servicio también proporcionará trenes bala a ciudades como Madrid, Marsella, Tolosa y Lyon.

Los pasajeros hacen 82 millones de viajes al año entre ambos países, la mayoría de ellos en automóvil, dijo la agencia española de estadísticas del turismo Frontur.

RENFE, la operadora ferroviaria de España, indicó el domingo que espera atraer a algunos viajeros que suelen desplazarse en avión.