La Franja de Gaza recibió su primer envío de combustible industrial en 45 días, lo que da un alivio al territorio costero azotado por una tormenta, dijo un funcionario palestino.

La falta de combustible había frenado las labores de rescate en Gaza, donde las inundaciones por las fuertes lluvias han obligado a 40.000 habitantes a abandonar sus hogares. El territorio sufre de frecuentes apagones.

Si bien el gobierno rival palestino en Cisjordania puede enviar combustible a Gaza a través de Israel, los gobernantes de Gaza, de Hamas, se han rehusado a aceptar la ayuda bajo el argumento de que no pueden costear un nuevo impuesto.

Raed Fattouh, oficial palestino fronterizo, dijo que el envío de combustible del domingo fue pagado por Qatar.

La tormenta también dejó a miles de israelíes sin electricidad. El primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que ha pospuesto una reunión de su gabinete programada con regularidad hasta el domingo por la tarde.