El West Bromwich Albion destituyó el sábado al técnico Steve Clarke, apenas horas después de que el club sufrió su cuarta derrota consecutiva.

Clarke duró apenas 18 meses en su primer empleo como técnico. Había sido asistente del entrenador del Chelsea, donde trabajó bajo las órdenes del portugués Jose Mourinho en dos campañas seguidas en las que el equipo conquistó títulos.

Se desempeñó también como asistente en West Ham y Liverpool.

Clarke guio al West Brom al octavo lugar de la Liga Premier inglesa la temporada anterior, pero la caída por 1-0 ante el Cardiff en el encuentro sabatino dejó a su equipo apenas dos puntos y dos lugares arriba de los últimos tres de la tabla. En 2013, el West Brom ha ganado siete de 34 partidos y ha cosechado apenas 31 puntos.

"El registro de este club muestra que no tomamos las decisiones a la ligera, pues sólo hemos hecho cambios en esta posición tres veces en aproximadamente 14 años", dijo el director deportivo del West Brom, Richard Garlick, en un comunicado.

"Pero de cara a partidos clave que se sucederán con rapidez, consideramos importante actuar ahora para dar al club la mejor oportunidad posible de obtener un resultado exitoso en esta temporada".

Clarke es el cuarto técnico que pierde su empleo durante la presente campaña en la Premier, después de Paolo Di Canio (Sunderland), Ian Holloway (Crystal Palace) y Martin Jol (Fulham). El asistente de Clarke, Kevin Keen, fue despedido también.

Keith Downing, otro asistente, tomará temporalmente las riendas del primer equipo mientras se encuentra un reemplazo permanente.