Los residentes del pequeño pueblo de Exeter, en Rhode Island, votarán para determinar si destituirán a cuatro miembros del concejo municipal que propusieron cambiar la forma de emitir permisos para la adquisición de armas de fuego.

La elección del domingo fue promovida por partidarios del derecho a la posesión de armas. Aducen que el concejo desatendió sus objeciones de una propuesta fallida que habría permitido al procurador general supervisar los permisos para llevar armas ocultas. El pueblo de 6.000 personas no tiene departamento de policía y por eso los permisos de armas son manejados por el secretario municipal.

Los miembros del concejo dijeron que los partidarios de las armas tratan de castigarlos como ejemplo para otras autoridades electivas que consideren modificar las leyes de armas.

Si los miembros del concejo son retirados serán reemplazados por candidatos perdedores en la elección pasada.

Las urnas se abrieron a las 7 de la mañana y cerrarán a las 8 de la noche.