Raja Casablanca deleitó a sus seguidores al conseguir otro triunfo dramático en el Mundial de Clubes, y de paso condenó al fracaso al Monterrey de México, que se quedó fuera de las semifinales al caer el sábado por 2-1 en un partido dirimido en prórroga.

El volante del club local Kouko Guehi anotó al rematar de cabeza un saque de esquina, a los 95 minutos, para desatar el júbilo de los espectadores marroquíes, después de que el tiempo regular concluyó con un empate 1-1 en el marcador.

Raja tomó la ventaja a los 24 minutos, por medio de Chemseddine Chitbi, pero el Monterrey empató a los 53, gracias a un cabezazo del argentino José María Basanta.

El tanto del conjunto marroquí en los albores del primer alargue causó un visible desánimo en los jugadores de los "Rayados", que prácticamente no tuvieron oportunidades al frente durante el primer tiempo extra. Para el segundo, buscaron la igualdad con más insistencia, pero sin que fructificaran un par de remates del propio Basanta y del chileno Humberto Suazo.

El miércoles, Raja logró otro triunfo electrizante, gracias a un tanto en los descuentos, frente al Auckland City de Nueva Zelanda.

Monterrey, que había conseguido el tercer lugar del Mundial de Clubes disputado el año anterior en Japón, deberá ahora conformarse con pelear el quinto puesto. Curiosamente, su rival será el mismo al que enfrentó hace un año para conquistar ese tercer sitio: Al Ahly de Egipto, que cayó más temprano por 2-0 ante el Guangzhou Evergrande de China.

El argentino Darío Conca anotó uno de los goles que pusieron al club chino en las semifinales del Mundial, donde se topará el martes con el favorito Bayern Munich. Raja enfrentará al Atlético Mineiro de Brasil.

Después de un primer tiempo sin goles en el estadio Agadir, el brasileño Elkeson abrió el marcador a los 49 por el Guangzhou, monarca de la Liga de Campeones de Asia. Conca selló el triunfo a los 67.