Una extensa tormenta trajo al noreste de Estados Unidos otra muestra invernal el sábado, impulsando el negocio para los centros de esquí pero dificultando los viajes y complicando los panes de los compradores a menos de dos semanas de la Navidad.

Partes de Nueva Inglaterra podrían llegar a ver unos 30 centímetros (un pie) cuando el sistema ingrese al área en la madrugada del domingo y llegue acompañado de fuertes vientos que son peligrosos de por sí.

En los pueblos del litoral de Maine podría haber acumulaciones de 36 centímetros (14 pulgadas) de nieve.

Se reportaron múltiples accidentes en las carreteras de toda la región centro occidental y el noreste, mientras que en los aeropuertos se reportaron de 1.000 cancelaciones de vuelos mientras algunas partes del noreste tuvieron su tercera nevada en una semana y mucho antes del inicio oficial del invierno.

En los centros y pueblos de esquí del norte de Nueva Inglaterra, la nieve fue vista con beneplácito en las laderas de las colinas y cerros.

"Hemos estado mirando (el pronóstico) desde que la gente comenzó a hablar de esto el lunes o martes", comentó Ethan Austin, vocero del centro de esquí Sugarloaf en el valle de Carrabassett, Maine. "Estamos bien preparados", añadió.

En cambio el fin de semana de compras fue arruinado por la nieve que a mediados de diciembre no fue tan bien recibida por los vendedores minoristas.

Kathy Grannis, una portavoz de la Federación Nacional de Minoristas, dijo que los clientes probablemente harán compras por internet. Y observó que el fin de semana anterior a Navidad da una nueva oportunidad a comerciantes y compradores.

"Si llegara una gran tormenta alrededor del 21 o del 22 sería totalmente distinto", agregó.

Las aerolíneas cancelaron unos 1.000 vuelos debido a la tormenta, sobre todo en el nordeste y el medio oeste. Se cancelaron casi 375 vuelos con destino o partida en Newark, New Jersey, y 189 en el aeropuerto O'Hare de Chicago. Expressjet y United cancelaron la mayor parte de sus vuelos hasta ahora.

"Es un mal día para Newark", comentó Mark Duell, un vocero de FlightAware, un cibersitio que rastrea las aerolíneas comerciales. Un 40% de los 900 vuelos de Newark han sido cancelados, dijo.

El mal clima contribuyó a cuatro accidentes mortíferos en carreteras de Missouri el viernes y el sábado. Se advirtió a los conductores en los estados por donde se pronosticó el paso de la tormenta que las pistas iban a estar resbaladizas a causa de la nieve y el hielo.

La tormenta provocó acumulaciones de 15 centímetros (6 pulgadas) en parte interiores de Pensilvania al atardecer y se redujo el límite de velocidad en las autopistas interestatales.

El meteorólogo Paul Head, del Servicio Meteorológico Nacional en State College, Pennsylvania, dijo que los vientos se iban a intensificar durante el fin de semana.

Las temperaturas en Connecticut bajaron drásticamente al comienzo de la nevada el sábado y las autoridades se preocupaban por la situación de las carreteras puesto que una solución salina aplicada normalmente antes de la tormenta podría congelarse.