Doce personas murieron y más de 30 resultaron heridas en una oleada de atentados que sacudieron el sábado la capital de Irak, incluido el estallido de un coche bomba que tuvo como blanco a peregrinos chiíes, dijeron autoridades.

El hecho de violencia con el número más alto de víctimas en la jornada se debió al coche bomba que estalló en la noche en el oeste de Bagdad cerca de una carpa de peregrinos que se dirigían a la ciudad sagrada chií de Karbala.

Seis personas perdieron la vida y 15 resultaron heridas en el lugar, dijeron funcionarios policiales.

Horas antes, el estallido de otra bomba dejó tres muertos y 11 heridos en un mercado al aire libre en el suburbio de Nahrawan, en el sureste de Bagdad.

Dos personas murieron y siete quedaron heridas por la explosión de una bomba en el interior de un restaurante en el suburbio de Husseiniya, en el noreste de la capital.

Asimismo en Bagdad, individuos armados asesinaron al propietario de una tienda de abarrotes cuando caminaba cerca de su casa en el vecindario de Hurriya.

Nadie se adjudicó de inmediato los atentados, pero grupos rebeldes han atacado con frecuencia a civiles en cafeterías y lugares concurridos en un intento por socavar la confianza en el gobierno que encabezan los chiíes y agitar las tensiones sectarias latentes en Irak.

Autoridades médicas confirmaron el número de víctimas. Todos los funcionarios solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

Al menos 196 personas han muerto en diversos atentados en el país en lo que va del mes, según el conteo que lleva The Associated Press.