Después del voto abrumador de los republicanos conservadores que controlan la Cámara de Representantes y los aliados del presidente Obama, el presupuesto elaborado por los dos partidos llegó al Senado, donde tal vez encontrará resistencias, aunque inútiles.

El modesto paquete aprobado por la Cámara el jueves aliviará los efectos más fuertes de otra ronda de recortes automáticos que afectaría al Pentágono y otras agencias el mes próximo. Quienes apoyaron esa medida respondieron fácilmente a los ataques de organizaciones conservadoras que en ocasiones recaudan dinero avivando los conflictos al interior del Partido Republicano.

Al mismo tiempo, los demócratas molestos porque la ley no extendería los beneficios para quienes han estado sin empleo por mucho tiempo dejaron de lado sus temores para enviar la medida al Senado con mayoría de su partido, donde los aliados de Obama parecen listos para firmarlo la próxima semana.

La medida será votada el martes en el Senado y los demócratas necesitan al menos cinco votos de los republicanos para evitar las tácticas dilatorias. La minoría republicana anunció su oposición a la medida pese al voto mayoritario de sus compañeros en la Cámara el jueves.

Los demócratas en el Senado prometieron que votarán por la extensión de los beneficios de desempleo cuando la Cámara reanude sus sesiones el próximo año. Esperan que la presión política generada porque 1,3 millones de personas perderán esos subsidios a partir del 28 de diciembre obligará a los líderes republicanos a darse por vencidos y extender la ayuda promedio de 300 dólares a la semana a personas que han estado sin trabajo por más de seis meses.

El voto del jueves representó una importante victoria para el presidente de la Cámara, John Boehner, quien por la mañana había criticado a los grupos conservadores que rutinariamente atacan a los republicanos por aprobar leyes que no consideran suficientemente conservadoras.

"Si están a favor de reducir el déficit presupuestal deben votar a favor de esta ley. Si quieren reducir el tamaño del gobierno deben apoyar este presupuesto", dijo Boehner. "Vine para lograr estas cosas y el presupuesto lo hace, ¿Es perfecto? No, en absoluto. Tomará tiempo resolver el problema de los déficits y la deuda".

El republicano Marco Rubio de Florida criticó el acuerdo y dijo que lleva a Estados Unidos en la dirección equivocada.

"Comprometerse sólo por el hecho de hacerlo, para que nos sintamos bien unos con otros, no ayuda a que el país progrese", dijo Rubio el viernes en un programa de televisión.

"Tenemos un gobierno que sigue gastando más dinero del necesario a un ritmo alarmante. Eso va a provocar una crisis de deuda", dijo Rubio.

___

El periodista de The Associated Press Henry C. Jackson contribuyó a este despacho.