Debido a un mayor acceso al mercado laboral, el empoderamiento de las mujeres y el envejecimiento poblacional entre otros, en los últimos 30 años el porcentaje de las jefas de hogar se duplicó en Cuba.

"De acuerdo con los resultados preliminares del último Censo de Población y Viviendas, el 44,9% de los jefes de hogar en el país son mujeres", indicó un reporte del periódico oficial Granma el viernes.

El relevamiento poblacional a nivel nacional fue realizado en 2012, pero recién en estos meses se comenzaron a entregar los resultados a especialistas para su análisis.

La cifra de jefas de hogar "es superior a la del 2002, cuando se registró el 40,6%; y a la de 1981, cuando eran poco más del 28%", agregó el rotativo.

El censo se desarrolló según parámetros internacionales y busca obtener información sobre cuántos y cómo son los cubanos con vistas a trazar políticas sociales.

"Consideramos jefe de hogar a la persona cuyos miembros reconocen como la que mayor peso tiene en las decisiones", explicó María del Carmen Franco, investigadora de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información. Los encuestadores fueron instruidos en hacer énfasis en este aspecto.

Un rasgo interesante es que, según el censo, el 44,7% de las jefas de hogar estaban casadas o unidas y precisamente fueron estas parejas las que reconocieron el liderazgo de sus mujeres.

La psicóloga Patricias Arés, de la Universidad de La Habana, aseguró que no existe la jerarquía familiar única, sino "distintos tipos de liderazgos y formas en que se ostenta el poder, el cual no se le atribuye a una sola persona necesariamente".

Los estudios muestran que "la familia cubana se mueve a la matricentralidad (la madre como centro)... Sí hay un debilitamiento del patrón de poder masculino en la familia. Aunque no podemos decir que ha dejado el camino abierto al matriarcado", enfatizó Arés.

Otra explicación de los expertos indica que el envejecimiento también tiene su papel en este fenómeno, pues en Cuba las expectativas elevadas de vida son superiores para las mujeres (80 años) que para los hombres, por lo cual la viudas heredan el liderazgo.

También porque en la realidad cubana las "nuevas familias" suelen formarse en hogares ya constituidos por parientes mayores --padres, abuelos-- debido a las carencias de viviendas.

Cifras de la oficina de estadísticas indican que en el 2012 el 46% de los dirigentes cubanos y el 48,9% de los parlamentarios, eran mujeres.

Y otros expertos se preguntan si los datos no estarán reflejando que junto con un empoderamiento social de las mujeres cubanas hay una sobrecarga, toda vez que debido al estereotipo tradicional ellas asumen también el trabajo de la casa.

---------

Andrea Rodríguez esta en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP