El secretario de Estado norteamericano John Kerry se reunió con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu el viernes en un nuevo esfuerzo por concretar un acuerdo de paz para el Medio Oriente.

Con su noveno viaje del año a la región, Kerry mantuvo su actividad de democracia itinerante en medio de una inusual tormenta de nieve que pintó de blanco a Jerusalén.

"He sabido de gente que hace sentir a sus visitantes como en casa. Pero esto es ir al extremo, me dieron una nevada al estilo de Nueva Inglaterra" dijo el ex senador por Massachusetts mientras miraba la ciudad cubierta de nieve con Netanyahu.

Kerry se reunió el jueves en Ramala con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y le llevó más de dos horas regresar a Jerusalén, un viaje que habitualmente toma 20 minutos, debido a las condiciones climáticas. En las próximas horas viajaba a Vietnam.

Preocupados ante la posibilidad de que el acuerdo no se firme en mayo --como ambas partes acordaron en agosto cuando reanudaron las pláticas_, Kerry espera que se alcance un acuerdo marco que contenga los principios de un pacto amplio aunque no haya detalles específicos, dijeron funcionarios estadounidenses.

Si se firmara un acuerdo marco, en caso necesario, se podría ampliar el periodo de negociaciones de nueve meses que ambas partes acordaron para alcanzar un convenio definitivo.

Los funcionarios, que hablaron con la prensa en el avión de Kerry pero en forma anónima porque no están autorizados a divulgar información, subrayaron que un convenio que cubra todos los asuntos --incluidos seguridad, fronteras de una futura nación palestina, el estatus de Jerusalén y el destino de los refugiados palestinos-- sigue siendo la meta a alcanzar en mayo.

Pero si eso no puede alcanzarse, un acuerdo marco serviría para prolongar las negociaciones durante el tiempo necesario. Tras varias reuniones, Netanyahu y Abbas acordaron con Kerry negociar durante al menos nueve meses.

Un acuerdo marco, dijeron los funcionarios, sería un "paso lógico" en la ruta hacia un acuerdo final amplio.

En Ramala y Jerusalén, Kerry insistió en los elementos de un plan de seguridad para Cisjordania que ya había presentado en su visita de la semana pasada a la región y otros temas en los que podría avanzarse. Sin embargo, su visita más reciente ocurre en un contexto de malestar entre los palestinos con el plan de seguridad y pocos, si es que alguno, signos de progreso.