Tropas franceses apoyadas por un helicóptero se enfrascaron en un tiroteo el viernes con presuntos ex rebeldes en un barrio de Bangui azotado por violencia sectaria, al tiempo que el ministro de Defensa francés arribaba a la capital de la República Centroafricana.

La violencia que ha dejado al país al borde la anarquía no mostraba indicios de amainar el viernes en el barrio capitalino de Miskine, donde una decena de musulmanes armados con machetes se enfrentaron con un grupo de jóvenes cristianos.

La furia estalló en el barrio luego de la muerte la noche del jueves de un taxista cristiano a manos de ex rebeldes musulmanes.

El país africano está sumido en el caos desde marzo, cuando grupos rebeldes musulmanes derrocaron al gobierno. Fuerzas francesas que tratan de desarmar Bangui están encontrando resistencia por parte de vecinos aterrados que se niegan a entregar las armas que dicen necesitar para defenderse.

"Están saqueando nuestros negocios y nuestras casas. Tenemos derecho a intervenir y protegernos", dijo Hassan Annour, un musulmán de 36 años que llevaba un machete.

Personas a ambos lados del conflicto han lanzado ataques de represalia en toda la República Centroafricana, un país de mayoría cristiana que hasta marzo no había sufrido grandes problemas sectarios.

El primer ministro Nicolas Tiangaye emitió una nueva advertencia sobre la creciente violencia, y pidió en una entrevista con la televisión francesa el viernes el pronto desarme de todas las partes.

"Comunidades religiosas que siempre convivieron en perfecta armonía ahora se están masacrando. La situación debe ser frenada lo más pronto posible", dijo Tiangaye.

Francia envió 1.600 soldados para respaldar a la fuerza africana de paz que trata de estabilizar el país, luego que más de 500 personas muriesen la última semana en choques religiosos. El ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian arribó el viernes a Bangui para reunirse con la tropa y comandantes, dijeron las fuerzas armadas en París.

El jueves, soldados africanos de paz dispararon al aire para impedir que una turba matase a un grupo de musulmanes que se habían refugiado en una iglesia en la capital. Su furia se origina en ataques de las milicias musulmanas Seleka contra civiles desde que la coalición rebelde derrocó al presidente cristiano en marzo, en un golpe que llevó al poder al presidente Michel Djotodia.

___

Los periodistas de la Associated Press Lori Hinnant y Greg Keller en París contribuyeron a esta historia.

___

Krista Larson está en Twitter como: https://twitter.com/klarsonafrica