Un grupo de derechos laborales que monitorea tres fábricas chinas que producen el iPhone y otros dispositivos de Apple dice que las otrora condiciones de trabajo opresivas han mejorado en los últimos 18 meses, pero que hay que hacer más para reducir la cantidad de tiempo extra que trabajan los empleados.

La auditoría, dada a conocer el jueves por la Asociación por el Empleo Justo (FLA), representa la evaluación final en un proceso que comenzó el año pasado en plantas que opera en China el principal proveedor de Apple, Foxconn.

Informes que describían las plantas de Foxconn como lugares inhumanos en que se explotaba a los empleados provocó que Apple Inc. obligara a sus contratistas extranjeros a mejorar las condiciones. La compañía, con sede en Cupertino, California, se unió a la Asociación por el Empleo Justo el año pasado como parte de su compromiso por mejorar las cosas.

Apple es la única empresa importante de tecnología que pertenece al grupo, creado hace 14 años, que también incluye a fabricantes de ropa, calzado y otros que prometen reducir los abusos en fábricas en el extranjero.

El informe concluyó que las plantas de Foxconn en Longhua, Chengdu y Guanlan habían cumplido virtualmente todas las metas fijadas en un plan aprobado el año pasado.

"Estamos orgullosos del avance que hemos logrado con FLA y Foxconn", expresó Apple en un comunicado. "Nuestros suministradores tienen que cumplir las normas más estrictas de la industria si desean seguir operando con Apple".

Pero los horarios de trabajo excesivos todavía son un problema. La FLA dice que más de la mitad de los 170.000 empleados de las fábricas de Foxconn excedieron el límite legal de China de 36 horas de tiempo extra al mes entre marzo y octubre.

Las plantas de Foxconn en Longhua y Chengdu limitaron de manera uniforme a menos de 60 horas semanales los horarios en el período auditado, según la FLA, lo que cumple las normas del grupo pero supera el límite legal del país, que es de 49 horas a la semana.

Apple dijo que ha reducido a 53 horas semanales los horarios en Foxconn y otros suministradores, lo que según la empresa está por debajo las normas de la industria.

Aunque las condiciones de trabajo en las plantas de Foxconn han mejorado, hay quedas que se repiten sobre abusos en otras instalaciones chinas que producen para Apple.

China Labor Watch, un grupo sin fines de lucro que monitorea las fábricas en China, indicó en un informe reciente que descubrió una amplia gama de infracciones durante un estudio de fábricas en Shanghai y Suzhou que opera Pegatron Corp., un contratista de Apple, como discriminación sexual, exceso de horas de trabajo, malas condiciones de vida y contaminación.