Un ex maestro de una escuela privada de Washington D. C., quien estuvo alguna vez en la lista de fugitivos más buscados por el FBI, se declaró el jueves culpable de cargos de pornografía infantil y podría ser sentenciado a décadas en prisión.

Eric Justin Toth, de 31 años, fue capturado en Nicaragua en abril, dando fin a un período de cinco años huyendo que comenzó después que se encontraron imágenes de pornografía infantil en una cámara fotográfica perteneciente a la escuela que había estado en su posesión. Su arresto ocurrió un año después de que el FBI publicitó su desaparición al agregarlo a su lista de los Más Buscados, donde ocupó el lugar dejado por la muerte de Osama bin Laden, y ofreció una recompensa por información que condujera a su captura.

Toth se declaró culpable de tres cargos: producir pornografía infantil, robo de identidad y manejo ilegal de un número de Seguro Social. El rango de sentencia recomendada está entre 22 y 30 años de prisión, según los términos del acuerdo para que se declarara culpable. Además quedará registrado como delincuente sexual y enfrenta al menos 25 años de libertad vigilada cuando salga de la cárcel.

Toth no habló en la corte sobre las acusaciones excepto para responder mayormente "sí" o "no" a presuntas e rutina de un juez y para corregir la edad de una de las víctimas a quien había hecho referencia un fiscal. Su abogado no respondió de inmediato un mensaje de The Associated Press que le solicitaba un comentario.

El ex maestro se declaró culpable a crímenes de pornografía infantil que según los fiscales ocurrieron durante años y en varios estados, e involucraron cámaras escondidas y videos secretos de niños en varios estados de desnudez.

"El tipo estuvo huyendo durante cinco años. Es difícil decir que aceptó responsabilidad, pero ciertamente admitió su conducta pronto, y obviamente eso es algo que nosotros consideramos cuando estamos creando un acuerdo de declaración de culpabilidad", dijo el fiscal federal Ron Machen en una entrevista.

Los fiscales revelaron el jueves en la corte nuevos detalles sobre la magnitud del abuso. Dijeron que Toth, con educación universitaria y erudito en computación, tomó fotografías y videos de un excursionista durmiendo cuando trabajaba como asesor en un campamento de verano en Wisconsin, y en los siguientes dos años se grabó desnudando o haciendo caricias sexuales a uno de sus estudiantes.

Además instaló cámaras ocultas camufladas como refrescantes de aire en un baño de la Escuela Beauvoir, una institución primaria privada donde trabajaba como maestro de tercer grado. Las grabaciones capturaron imágenes de 15 niños menores de 10 años.