Winnie Mandela dijo que se siente "muy bendecida" por haber estado con su ex esposo Nelson Mandela en el momento en el que murió. Dijo haber estado sentada junto a su lecho de muerte hasta que él dio su último suspiro.

"Uno nunca se prepara para la muerte", dijo Winnie Mandela en declaraciones al canal de noticias de Gran Bretaña ITV News. Al describir el dolor de perder a Nelson Mandela, respondió que sintió "pesadez".

"Me acerqué a él y me di cuenta de que estaba respirando muy lentamente. Le estaba sosteniendo, tratando de sentir su temperatura, y se sentía frío. Entonces dio su último aliento y simplemente descansé. Se había ido", dijo en una entrevista transmitida el jueves.

Le dijo a ITV que el momento más difícil de la semana pasada fue cuando los militares llegaron para llevarse el cuerpo de Mandela y entonces se dio cuenta "que se iba de la casa para siempre".

También describió el dolor al verlo de cuerpo presente. "Es muy difícil para la familia el simple hecho de compartirlo, incluso en su muerte, después de que él compartió con todo el mundo y con todo nuestro país, mientras estaba vivo", agregó.

"Aún no es realmente sólo nuestro, de la familia. Todavía pertenece a todo el mundo y tenemos que compartirlo", dijo.

Enfatizando los sacrificios que ambos hicieron durante años y el poco tiempo que ella tuvo que compartir con su entonces marido, Winnie Mandela dijo que ella "haría eso 100 veces más".

"No hay mayor recompensa que la que nosotros dos tuvimos, de una Sudáfrica liberada", afirmó.