La decisión de suspender la ayuda militar no letal a los rebeldes sirios tomada por Estados Unidos y Gran Bretaña fue impulsiva y apresurada, dijo el jueves el vocero del principal grupo opositor apoyado por Occidente.

El vocero agregó que esperan que esa decisión sea revertida pronto.

La decisión obedeció a que milicianos islámicos se apoderaron de bodegas donde se guardaba equipo militar destinado para la principal facción apoyada por Occidente, y refleja los temores de que las fuerzas rebeldes que pelean contra el régimen de Bashar Assad se estén fortaleciendo.

La suspensión fue otro golpe contra la oposición siria que demuestra la disminución del apoyo internacional a su causa debido a que los extremistas han tomado el control en los territorios tomados por los rebeldes.

"Creemos que fue una decisión apresurada y estamos en contacto con nuestros aliados británicos y estadounidenses para que la reconsideren", dijo el vocero rebelde Loay al-Mikdad.

Dijo que la suspensión de la ayuda tendrá efectos negativos en el pueblo sirio y no sólo en el Ejército Libre Sirio. "El pueblo sirio necesita toda la ayuda posible y creemos que nuestros amigos estadounidenses y británicos revisarán esta situación", dijo.

Autoridades estadounidenses y británicas dijeron el miércoles que la ayuda humanitaria, como comida y mantas, no sería suspendida.

Días atrás, facciones islamistas opositoras se apoderaron de bases y bodegas del ELS en las que había equipo militar para combatientes moderados, además de almacenes de armas avanzadas en Bab al-Hawa, cerca de la frontera entre Siria y Turquía.

Las bodegas pertenecían al Consejo Militar del ELS, que dirige el general Salim Idris, un personaje secular moderado respaldado por Occidente. Idris no pudo ser contactado inmediatamente para hacer declaraciones.

La toma de las bases por parte del Frente Islámico, una alianza de seis de los grupos islámicos más poderosos en Siria, fue un retroceso vergonzoso para Idris, quien ya había visto disminuir su influencia por el crecimiento de los milicianos de al-Qaida que tienen armas, dinero y experiencia de combate.