Bangladesh ejecutó el jueves a un líder opositor condenado por crímenes de guerra, horas después que la Corte Suprema rechazó una apelación de último momento, informaron las autoridades.

El fallecimiento amenaza con desatar nuevos hechos de violencia antes de las elecciones nacionales el mes próximo.

El jeque Yusuf Harun, jefe de administración gubernamental en Daca, dijo que Abdul Quader Molá fue ejecutado en la horca a las 10:01 p.m. El partido islámico de Molá, Jamaat-e-Islami, convocó de inmediato a una huelga general nacional el domingo.

Molá, de 65 años, fue hallado culpable de crímenes de guerra durante la guerra de independencia del país contra Pakistán en 1971. El gobierno dice que soldados paquistaníes, auxiliados por colaboradores locales, mataron a tres millones de personas y violaron a 200.000 mujeres durante el conflicto de nueve meses.

Es la primera persona en ser ejecutada desde que la jeque Hasina Wajed, la primera ministra bengalí, comenzó a someter a juicio en 2010 a personas sospechosas de cometer delitos durante la guerra. La mayoría de los demandados son miembros de la oposición.

La ejecución de Molá fue postergada el martes por la noche justo antes de que fuera a ser aplicada. La Corte Suprema rechazó el jueves su apelación final.

Jamaat-e-Islami, aliado del Partido Nacionalista de Bangladesh, el principal de la oposición, había advertido que habría "consecuencias espantosas" si era ejecutado. Ambos partidos dicen que los juicios son un intento por debilitar a la oposición y eliminar a los partidos islámicos, acusaciones que las autoridades rechazan.

Se aplicaron estrictas medidas de seguridad alrededor de la cárcel de Daca donde fue ahorcado, al tiempo que se emplazó a policías adicionales y guardias paramilitares en las calles de la capital.

Horas antes el jueves, activistas del partido se enfrentaron con la policía, incendiaron o destrozaron vehículos e hicieron detonar bombas caseras en otras tres ciudades importantes --Chittagong, Sylhet y Rajshahi_, reportaron varios canales de televisión. Gran cantidad de personas resultaron heridas en los últimos hechos de la violencia que azota al país del sur de Asia, el cual ha visto semanas de crecientes tensiones a medida que pasa apuros para superar condiciones de pobreza extrema y encono político.

En el oriente de Bangladesh, las autoridades de seguridad abrieron fuego para dispersar a activistas de la oposición, lo que dejó al menos tres muertos y 15 heridos, reportó el periódico Prothom Alo, el principal de Daca en idioma bengalí.

La violencia se desató en el distrito de Laxmipur, a 95 kilómetros (60 millas) al este de Daca, durante un bloqueo de la oposición a nivel nacional después de que fuerzas de seguridad de élite allanaron y registraron la vivienda de un líder opositor, señaló el reporte.

La ejecución complica una situación política ya de por sí muy tensa en Bangladesh, donde la oposición ha realizado protestas violentas durante semanas para exigir que un gobierno interino independiente supervise las elecciones generales programadas para el 5 de enero.

El gobierno ha rechazado esa exigencia y ha dicho que un gobierno político encabezado por Hasina estará a cargo de las elecciones, aunque la alianza opositora encabezada por la ex primera ministra Jaleda Zia tiene planeado boicotear los comicios. Semanas de bloqueos y huelgas generales han causado un centenar de muertos desde octubre.