El ministro de Justicia de India descartó el jueves que el gobierno haya abandonado los intentos para legalizar la homosexualidad y dijo que el país debe adoptar medidas inmediatas para impugnar la decisión de la Corte Suprema que prohíbe las relaciones entre personas del mismo sexo.

El ministro Kapil Sibal expresó su respaldo a la despenalización de la homosexualidad y dejó entrever que el gobierno podría buscar una revisión judicial a la decisión que emitió el miércoles la Corte Suprema o que el Parlamento procure decretar una nueva ley.

"Necesitamos adoptar medidas rápidas y firmes", afirmó el funcionario a la prensa. Destacó que millones de personas en India rechazan que la homosexualidad sea delito.

La Corte Suprema dijo el miércoles en un fallo que sólo los legisladores podrían modificar una ley de la era colonial que prohíbe las relaciones entre personas del mismo sexo y las hace acreedoras de un castigo de hasta diez años en prisión.

El fallo asestó un golpe a los activistas de la causa homosexual que han batallado durante años por la oportunidad de vivir sin esconder su homosexualidad en la sociedad profundamente conservadora en la India.

Sonia Gandhi, jefa del gobernante partido del Congreso, también expresó su apoyo a los activistas y manifestó su desilusión por la orden de la corte.

"Confío en que el Parlamento asuma este asunto y ratifique la garantía constitucional del derecho a la vida y la libertad de todos los ciudadanos de la India, incluidos aquellos directamente afectados por este fallo", afirmó Gandhi en un comunicado.

El hijo de Gandhi y vicepresidente del partido, Rahul Gandhi, dijo que estos asuntos personales deben corresponder a los individuos. "Este país es conocido por su libertad, libertad de expresión", afirmó Rahul Gandhi a la prensa.

La comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero de la India reaccionó con desafío frente a la decisión.

"No se nos puede obligar a que regresemos al clóset", afirmo Gautam Bhan, activista que había presentado una petición ante la corte. "No retrocederemos en nuestra lucha contra la discriminación", agregó.

Abogados y partidarios de los gays, lesbianas y transexuales anunciaron que continuarán pidiendo la derogación de la ley, que dicen, alienta la discriminación aun cuando los fiscales raramente la invocan.

De acuerdo con la ley, que se remonta a la década de 1860, cuando Gran Bretaña regía sobre el sur de Asia, "la persona que voluntariamente tenga relaciones sexuales contra el orden de la naturaleza con cualquier hombre, mujer o animal" puede ser castigado hasta con 10 años de cárcel.

El fallo en 2009 de la Corte Superior de Nueva Delhi de que la ley infringía los derechos humanos fundamentales, enfureció a grupos religiosos y conservadores según los cuales la homosexualidad representa una amenaza a la cultura tradicional india.

En una alianza fuera de lo común, estos grupos, como la Comisión Jurídica Musulmana de Toda India, organizaciones cristianas y líderes espirituales hindúes, afirmaron que es antinatural el sexo entre personas homosexuales y que la India debía mantener la ley.