La organización de derechos humanos Human Rights Watch acusa al gobierno de Nigeria de ignorar años de "asesinatos en masa" en dos estados al no enjuiciar a agresores conocidos que han quemado a sus víctimas vivas y descuartizado o abatido a tiros a otras debido a que eran de otra tribu o religión.

El grupo de Nueva York detalló en un informe publicado el jueves una "violencia sectaria horrible" que ha dejado más de 3.000 muertos desde 2010 en los estados de la planicie central y Kaduna.

El informe dice que la ausencia de justicia ha llevado a asesinatos por venganza, lo que ha impulsado más el círculo de violencia. También documenta lo que califica de "limpieza étnica" de pastores musulmanes en algunos poblados.

El grupo advierte que extremistas islámicos insurrectos en el noreste del país han invocado la falta de justicia para los ataques a musulmanes como justificación para matar cristianos.