Un soldado de la Guardia Nacional de Minnesota y autoproclamado jefe de un grupo paramilitar fue acusado el miércoles de robo de identidad, de números del Seguro Social y autorizaciones de seguridad de cerca de 400 miembros de una unidad del Ejército estadounidense de la que formó parte en Fort Bragg, Carolina del Norte, a fin de preparar documentos falsos para los integrantes de su grupo.

Según una demanda y declaración jurada federal cuya copia fue obtenida el miércoles por The Associated Press, Keith Michael Novak, de 25 años y originario de Maplewood, amenazó con actuar con violencia si las autoridades intentaban arrestarlo.

"Tengo mi (fusil) AK en la cama. Si escucho esa puerta abrirse de golpe, lo siguiente será (los ruidos de los disparos. Voy a empezar a hacerlos que pasen por el (improperio) muro", dijo a un agente encubierto del FBI, según la declaración jurada que fue revelada el miércoles.

Novak fue acusado fraude con documentos de identificación. El miércoles estaba en un centro de detención federal y no fue posible tener acceso a él para que hiciera declaraciones. La oficina de los abogados federales de oficio tiene el caso pero hasta el miércoles por la noche no le habían asignado uno.

Según la declaración jurada, Novak fue un soldado en activo y analista de inteligencia de 82da División Aerotransportada en Fort Bragg del 26 de febrero de 2009 al 3 de septiembre de 2012. También participó como miembro en activo en actividades militares en Irak en 2010. En este momento Novak es analista de inteligencia de la Guardia Nacional en Minnesota.

A finales de enero acudió a un campamento de entrenamiento en Utah y ahí conoció a dos empleados del FBI encubiertos que fingieron ser integrantes de un grupo paramilitar de ese estado, según los documentos. Señalan que Novak les dijo que tenía material confidencial de Fort Bragg y que compartiría el material con ellos.

Novak se reunió con los empleados encubiertos en Minnesota en julio y les entregó una copia electrónica de documentos confidenciales y les enseñó cómo codificar expedientes, según la declaración jurada. Novak también les dijo que contaba con un listado personal --incluyendo nombres, fechas de nacimiento y números del Seguro Social-- de personal de su antigua unidad.

Los empleados le respondieron que deseaban tener esa información y que conocían a alguien que podía hacer documentos de identidad falsos, a lo que Novak respondió que los necesitaba para su grupo. El 4 de noviembre Novak envió la información de 44 individuos a un empleado encubierto del FBI. El 25 de noviembre aceptó 2.000 dólares y señaló que tenía páginas adicionales para vender.