El gobierno brasileño podría retrasar "uno o dos años" la implementación de una ley que requiere que los fabricantes de autos instalen bolsas de aire frontales y sistemas antibloqueo de frenos en todos los autos nuevos, dijo el ministro de finanzas el miércoles.

Los activistas por la seguridad en los autos condenaron la idea de cualquier retraso, ya que en términos de seguridad, dicen, los autos de Brasil tiene décadas de rezago respecto a aquellos producidos para consumidores en Estados Unidos y Europa, a pesar de que Brasil es ahora el cuarto productor mundial de autos.

Este año, una investigación de The Associated Press sobre la seguridad de los autos vendidos en Brasil encontró que tienen muchas menos funciones de seguridad que los mismos modelos o modelos similares vendidos en Estados Unidos y Europa. Con información del Ministerio de Salud, AP encontró que la incidencia de muertes de los brasileños en choques de autos para pasajeros es cuatro veces la de los estadounidenses, y que las muertes aumentaron más de 70% en el país en la última década, mientras que se redujeron 40% en Estados Unidos.

En Alemania se han realizado pruebas independientes con los modelos de autos más populares de Brasil, y los resultados son deprimentes. Los autos más vendidos en Brasil, la mayoría sin bolsas de aire y sistemas avanzados de frenado, reprobaron sus pruebas de seguridad en choques.

El gobierno brasileño dijo en 2009 que comenzaría a exigir gradualmente que los fabricantes instalaran bolsas de aire y sistemas antibloqueo de frenos, conocidos como frenos ABS, en sus vehículos. Para enero de 2014, todos los vehículos debían incluir dos bolsas de aire frontales y el sistema de frenado.

Pero el ministro de finanzas Guido Mantega dijo el miércoles que tras reuniones recientes con Anfavea --un grupo que representa a la industria automotriz de Brasil-- y con sindicatos de trabajadores de la industria, el gobierno comenzó a temer un aumento de precios en los modelos más básicos de autos, que podrían incrementarse en más de 600 dólares. Otro temor es que se pierdan empleos si algunos modelos dejan de producirse porque no pueden ser actualizados con los equipos de seguridad, como podría ser el caso de la Combi de Volkswagen, que se produce únicamente en Brasil.

"Es posible que retrasemos uno o dos años la implementación" de la ley que exige que la totalidad de los autos tengan bolsas de aire y frenos ABS, dijo Mantega en Brasilia. "Estamos estudiando qué se puede hacer y lo decidiremos el próximo martes".

El gobierno ha dado múltiples incentivos para que los consumidores adquieran autos en Brasil, y con los 40 millones de personas que entraron a la clase media en la última década, las ventas de autos de bajo costo se han disparado. Esto ha ayudado a impulsar la economía del país desde la crisis financiera de 2008.

___

Bradley Brooks está en Twitter como www.twitter.com/bradleybrooks