La policía está interrogando a un empleado del consulado mexicano en la ciudad de Nueva York y a su esposa por la muerte de su bebé de cuatro meses, dijeron las autoridades el miércoles.

Los padres llevaron a Eduardo Rocha Ovalle a un hospital en Manhattan alrededor de las 9 de la noche del martes en estado inconsciente, indicó el comisionado de la policía de la ciudad Raymond Kelly. Pero el menor, que estaba golpeado y teñía señales de traumatismo, fue declarado muerto una media hora después.

Un investigador de la oficina del médico legisla de la ciudad declaró el miércoles por la mañana que el fallecimiento era sospechoso, dijo Kelly. La autopsia realizada para determinar la causa de la muerte no arrojó resultados definitivos y se harán más pruebas toxicológicas, dijo una portavoz de la oficina.

Los padres no han sido identificados, pero Kelly indicó que el padre del menor trabaja en el Consulado General de México.

"De acuerdo con la ley internacional, el Consulado General proveerá asistencia consular a la familia y la protección requeridas", informó Carlos Gerardo Izzo, portavoz del Consulado General de México en la ciudad de Nueva York. Agregó que el padre trabaja como empleado consular y ayuda a preparar documentos de identidad y de viaje.

Kelly dijo que hay antecedentes de problemas domésticos en el apartamento de los padres en Manhattan, aunque ninguno terminó en arrestos.

No ha habido detenciones y la investigación está en marcha, agregó la policía.