Un agente que mató a tiros a un adolescente de 13 años no violó los procedimientos de su departamento que regulan el uso de la fuerza letal, dijeron autoridades policiales del norte de California luego de una revisión preliminar.

La muerte a balazos de Andy López, ocurrida en Santa Rosa en octubre a manos de Erick Gelhaus, agente policial del condado de Sonoma, ha desatado numerosas protestas. Dos personas fueron arrestadas el martes durante manifestaciones en contra del ataque, reportó el periódico The Press Democrat de Santa Rosa.

La revisión efectuada por la oficina del alguacil se basó en una versión inicial de la policía de Santa Rosa, que analiza si Gelhaus merece cargos penales, dijo Lorenzo Dueñas, el vicealguacil. La revisión continúa, pero Dueñas dijo que hasta el momento no hay indicios de que el agente no haya seguido los procedimientos adecuados.

Gelhaus les ha dicho a los investigadores que creyó que la carabina de aire comprimido que López traía era un fusil de asalto.