La Casa Blanca destacó el miércoles a los centros de salud comunitarios como una pieza fundamental para que cerca de 10 millones de hispanos actualmente sin seguro obtengan pólizas a precios accesibles con la implementación de la ley de reforma de salud.

Cecilia Muñoz, directora de políticas nacionales de la Casa Blanca, señaló que las comunidades inmigrantes se benefician principalmente de la atención personalizada que reciben los centros de salud para tomar decisiones como la adquisición de una póliza de seguro.

"Tomar decisiones como comprar un seguro no es un proceso simple como comprar un boleto de avión", dijo la funcionaria en conferencia telefónica. "Involucra evaluar varios criterios y por eso es que los centros de salud comunitarios son importantes", agregó.

El gobierno federal ha comprometido 13.000 millones de dólares a los 1.200 centros de salud comunitarios que actualmente atienden a 21 millones de pacientes en 9.000 sedes repartidas a lo largo de Estados Unidos. Un 35% de esos 21 millones de pacientes son latinos, precisó la asesora de políticas nacionales de la Casa Blanca Carole Johnson.

La funcionaria agregó que el Departamento de Salud anunció el mes pasado que destinará 150 millones de dólares para abrir 230 centros de salud nuevos en todo el país.

Dan Hawkins, vicepresidente para políticas públicas en la Asociación Nacional de Centros de Salud Comunitarios, señaló que 5.700 empleados -de los 150.000 en centros de salud de todo el país- han recibido entrenamiento sobre la nueva ley de salud y atendieron a 400.000 personas durante el mes de octubre.

"Una gran cantidad de los pacientes en los centros de salud son pobres y enfermos crónicos cuyas vidas son complicadas y pasan trabajo, incluyendo cuando se trata de descifrar el sistema de atención médica", agregó Hawkins. "Con frecuencia adolecen de vivienda, empleo estable, alfabetización y acceso a internet, pero visitan nuestros centros de salud y preguntan cómo pueden obtener cobertura", dijo.

Trey Martínez Fischer, representante estatal demócrata de San Antonio, Texas, explicó que muchas personas se preguntan por qué necesitan comprar seguro médico si los centros de salud cobran montos bajos por consultas.

"Los asesores en los centros de salud están explicando que si usted necesita un examen especializado, si necesita ver a un especialista, si necesita ingresar a un hospital, necesita una póliza para absorber esos costos", señaló Martínez. "Nosotros (los centros de salud) no podemos absorber los costos", indicó.

Además de los centros de salud comunitarios, el sitio web cuidadodesalud.gov lanzó la semana pasada la herramienta que permite inscribirse en línea.

Joanne Peters, portavoz del Departamento de Salud, dijo a la AP que hasta la semana pasada habían recibido al menos 139.000 llamadas en español.

El gobierno federal estadounidense estima que cerca de 10 millones de hispanos actualmente sin seguro podrán obtener pólizas de seguro médico a precios accesibles gracias a la implementación de la ley de reforma de salud. De los 10 millones, casi cuatro millones necesitan material en español para participar de la nueva ley.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos reportó el miércoles que 364.682 personas se han inscrito en las coberturas privadas hasta el 30 de noviembre en conformidad con la ley federal de salud.

La cifra no alcanza a un tercio de los 1,2 millón de personas que las autoridades habían proyectado que estarían inscritas a nivel nacional para finales de noviembre.

Los consumidores deben pagar sus primas a más tardar el 31 de diciembre a fin de que la cobertura entre en vigencia a partir del año nuevo.

A partir del 1 de enero, los estadounidenses deberán pagar multas si no poseen seguro médico y las empresas aseguradoras no podrán rechazar clientes cuya salud no sea óptima ni cobrarles más.

Los inmigrantes que ingresaron sin autorización a Estados Unidos no pueden beneficiarse de la ley de salud.

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como https://twitter.com/luisalonsolugo

___

El corresponsal de AP en Washington Ricardo Alonso-Zaldívar colaboró con este despacho.