Arabia Saudí y sus vecinos árabes en el Golfo Pérsico concluyeron el miércoles una reunión cumbre en Kuwait en la que accedieron a establecer un mando militar conjunto, lo que prepara el terreno para una mayor coordinación de seguridad incluso después de que su rival Irán hace esfuerzos de acercamiento tras un acuerdo en torno a su programa nuclear.

El Consejo de Cooperación del Golfo Pérsico (CGP), de seis integrantes, también acordó establecer los cimientos de una fuerza policial conjunta en la región y una academia de estudios estratégicos, de acuerdo con un resumen de la declaración final del grupo difundido por la agencia noticiosa de Kuwait, de corte estatal.

Tomadas en conjunto, las iniciativas sugieren que los estados del Golfo Pérsico, aliados de Estados Unidos, buscan hacer más para asegurar su seguridad colectiva en medio de la perspectiva de mejores relaciones entre Irán y Occidente. La república islámica accedió el mes pasado a congelar partes de su programa nuclear a cambio de obtener algo de alivio en las sanciones económicas que le aplicaron las sanciones occidentales.

Muchas personas en el Golfo Pérsico aún temen las intenciones de Teherán. Arabia Saudí en especial ve a un Irán más fuerte como una amenaza a su propia influencia, y ella y otros estados del golfo son importantes partidarios de los insurgentes que luchan por derrocar al presidente sirio Bashar Assad, cuyo gobierno es apoyado por Irán.

De todas formas, los estados del golfo han expresado en ocasiones un respaldo cauteloso al acuerdo nuclear, un tema que reiteraron como bloque en la declaración final del miércoles. También recibieron con beneplácito el "nuevo enfoque" de Irán hacia el CGP y expresaron sus esperanzas de que ello derivará en "pasos concretos con el fin de reflexionar positivamente en torno a la paz, la seguridad y la estabilidad en la región".

En los últimos días, el secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel viajó al Golfo Pérsico para reafirmar el apoyo estadounidense a sus antiguos aliados árabes. Expresó claramente que el acuerdo interino sobre el programa nuclear de Irán no significa que Washington piense que la amenaza de Teherán a la seguridad haya concluido.

El CGP está formado por Arabia Saudí, Kuwait, Bahrein, Catar, Omán y los Emiratos Árabes Unidos.

___

Adam Schreck está en Twitter como: www.twitter.com/adamschreck