La Unión Europea debería dejar de pagar los salarios de servidores públicos palestinos en Gaza que no trabajan, recomendaron el miércoles los auditores del bloque.

La Corte Europea de Auditores dio a conocer los hallazgos, luego de escudriñar la forma en que han sido utilizados 1.000 millones de euros (1.300 millones de dólares) en respaldo financiero de la UE a la Autoridad Palestina.

Aproximadamente 61.000 empleados públicos civiles e integrantes de las fuerzas de seguridad en Gaza dejaron de reportarse a sus empleos en 2007, cuando el grupo miliciano islámico Hamas le quitó el territorio al presidente palestino Mahmud Abbas, dejándolo con Cisjordania.

En ese momento, Abbas decidió seguirles pagando sus salarios, a condición de que se quedaran en casa y no laboraran para el gobierno de Hamas. Esa práctica es una herramienta crucial para que Abbas conserve el apoyo político en Gaza y contrarreste los esfuerzos de Hamas por profundizar su control.

Muchos de los servidores públicos en el gobierno previo al de Hamas eran integrantes del movimiento Fatá de Abbas y leales a él.

Los auditores dijeron que la UE paga una quinta parte de los salarios de los 170.000 servidores públicos de la Autoridad Palestina, tanto en Cisjordania como en Gaza. El auditor Hans Gustaf Wessberg indicó que las verificaciones in situ hallaron que, en una agencia de Gaza con 125 empleados, 90 no estaban trabajando.

Wessberg dijo que los auditores han recomendado suspender los pagos de la UE a los servidores públicos palestinos en Gaza y en lugar de ello utilizar la ayuda en Cisjordania. Pero Peter Stano, portavoz de la Comisión Europea, defendió mantener el sistema actual.

"Si la Autoridad Palestina no le paga a estas personas, ¿quién lo hará?", afirmó. "Las personas deambulando sin ingresos son más propensas a ser absorbidas por el extremismo, por fuerzas con las que no tenemos contacto".

___

Ibrahim Barzak reportó desde la Ciudad de Gaza.