Arranca diálogo de paz palestino-israelí

Con la participación de personalidades que han presidido numerosos esfuerzos infructuosos para lograr la paz en Oriente Medio, el gobierno del presidente Barack Obama lanzó el lunes una nueva iniciativa para atraer a israelíes y palestinos a negociaciones sustanciales.

A pesar de las palabras de aliento, un profundo escepticismo rodeó las perspectivas de éxito en las discusiones iniciales, que comenzaron con una cena ofrecida por el secretario de Estado John Kerry, quien nombró a un ex embajador estadounidense en Israel para conducir lo que ambas partes creen será un proceso prolongado y difícil.

El ex embajador Martin Indyk, de 62 años, quien jugó un papel clave en los múltiples e infructuosos esfuerzos del gobierno del presidente Bill Clinton por concretar acuerdos de paz entre Israel, Siria y los palestinos, asumirá la responsabilidad diaria de mantener el diálogo vivo durante los próximos nueve meses.

Kerry calificó a Indyk de "diplomático experimentado" y dijo que "sabe lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado". Ni Kerry ni el Departamento de Estado dijeron qué ha funcionado en el pasado, aunque el hecho de que no haya un acuerdo de paz hasta ahora parece indicar que nada ha funcionado en la búsqueda de una solución al problema palestino-israelí.

La parte israelí estará encabezada por Tzipi Livni, ex canciller y jefa de los israelíes en estas negociaciones, y Yitzhak Molcho, veterano asesor del primer ministro Benjamin Netanyahu. Livni participó en conversaciones de paz con los palestinos en Annapolis, Maryland, y Molcho formó parte del equipo israelí en los dos intentos anteriores de Obama por organizar negociaciones entre ambas partes.

El equipo palestino contará con el jefe de negociaciones Saeb Erekat y con Mohamed Shtayyeh, asesor del presidente Mahmud Abbas. Ambos han participado en negociaciones fallidas con los israelíes desde 1991.

Kerry habló durante 45 minutos con representantes del equipo negociador israelí y otros 45 minutos con la parte palestina antes de sentarse todos a la mesa en el último piso del Departamento de Estado.

"No hay mucho de qué hablar", bromeó Kerry poco antes de comenzar la cena aproximadamente a las 9 de la noche.

A pesar de la presencia de tantas personas cuya experiencia pasada en conversaciones entre ambas partes no incluye el éxito, Kerry y otros funcionarios expresaron un optimismo cauteloso sobre la reanudación del diálogo que él ha negociado pacientemente durante seis meses de viajes que comenzaron con la visita de Obama a la región en marzo.

"El embajador Indyk es realista", dijo Kerry. "El entiende que la paz entre Israel y los palestinos no se logrará fácilmente, no sucederá de la noche a la mañana. Pero también entiende que ahora hay un camino que seguir y debemos seguirlo con urgencia. El entiende que para asegurar que no se pierdan vidas tenemos que asegurar que no se pierdan estas oportunidades".

___

La periodista de The Associated Press Deb Riechmann contribuyó a este despacho.