El funeral de Nelson Mandela no fue de solemnidad completa.

El presidente Barack Obama y el primer ministro británico David Cameron se inclinaron para posar para un autorretrato o "selfie" que se estaba tomando la primera ministra danesa Helle Thorning-Schmidt en el gran estadio de fútbol donde Mandela fue despedido por miles de personas. La esposa de Obama, Michelle, aparece muy seria junto a su esposo, sin posar para la foto, cuyo momento fue capturado por un fotógrafo en el lugar.

Otras fotografías tomadas durante el funeral muestran a Obama conversando animadamente con la primera ministra y a la señora Obama, ya un poco más sonriente, hablando con ella también.