La alcaldía de Cali decretó ley seca en los alrededores del estadio Pascual Guerrero para tratar de evitar refriegas entre barrabravas el miércoles en el duelo de ida Deportivo Cali-Atlético Nacional por la final inédita en el torneo Clausura del fútbol colombiano.

La venta de bebidas alcohólicas se suspenderá a partir del mediodía del miércoles hasta el jueves por la mañana, anunció el secretario de Gobierno de Cali Carlos José Holguín.

El aparato de seguridad lo conformaran 1.800 hombres dentro y fuera del escenario, precisó el coronel Hoover Penilla, comandante de policía de Cali.

La rivalidad entre los dos bandos es grande y los seguidores de Nacional no podrán ingresar al estadio banderas ni elementos alegóricos al conjunto de Medellín.

También se impedirá la entrada a la ciudad de barrabravas de Nacional, regirá el "cierre de fronteras", según el coronel Penilla.

Nacional avanzó invicto como líder del Grupo A y Cali, clasificado con anticipación por el B y sin sus figuras cayó 3-2 ante el local Deportivo Pasto en el cierre de la rueda semifinal.

Los dos conjuntos verdes disputaron la final de la Copa Merconorte de 1998 y Nacional la ganó con éxitos en Medellín y Cali, pero será la primera vez que jugarán por un título local.

Nacional, el onceno de Juan Carlos Osorio, busca repetir el triunfo que alcanzó en el Apertura de este año y completó 13 títulos. Por su parte, Cali, que no se corona campeón desde el 2005, sueña con su 9na estrella.

El arquero Farid Mondragón, de 42 años de edad, es la figura del Cali, y otro veterano, el delantero Juan Pablo Angel, de 38, sobresale en Nacional. Los dos hicieron parte de la selección nacional en la década de 1990 y regresaron a sus clubes después de un largo tránsito en equipos del exterior.

"Nosotros no tenemos ningún tipo de presión, la obligación la tiene Nacional", opinó Mondragón, quien todavía hace parte de la selección colombiana que clasificó al Mundial de Brasil 2014.

"Si ellos (los jugadores de Nacional) no quedan campeones será un fracaso, para nosotros no. No tenemos presión, pero sí mucha ilusión. Queremos ganar este título, pero sabemos que estamos ante un gran rival", dijo Mondragón el martes en la edición digital de Occidente de Cali.

Osorio por su parte opinó: "El Cali es un equipo con una buena mezcla de jugadores jóvenes y experimentados, al que le cayó muy bien la llegada del paraguayo Néstor Camacho".

El técnico del Cali es el ex futbolista Leonel Alvarez, quien dirigió a Colombia en los primeros partidos de la eliminatoria suramericana antes de que lo reemplazara el argentino Nestro Pekerman.