Un grupo de pistoleros en un área ocupada por los insurgentes cerca de Damasco secuestró el martes a una prominente abogada siria defensora de los derechos humanos, dijeron grupos de opositores y activistas, el episodio más reciente en una ola de raptos de activistas antigubernamentales en zonas rebeldes.

Razan Zaytuni, uno de los críticos más abiertos del presidente Bashar Assad, fue capturada junto con su marido y otros dos activistas en el suburbio de Duma por un grupo de hombres armados que irrumpieron en su oficina.

Zaytuni está entre los fundadores de los Comités Locales de Coordinación, una red de bases populares, que confirmó su captura en una declaración. Suhair Atassi, alto miembro de la Coalición Nacional Siria, apoyada por Occidente, también confirmó por Twitter la captura de los cuatro.

Nadie se responsabilizó del hecho, que se produce en medio de una ola de secuestros y asesinatos de activistas antigubernamentales por parte de extremistas.

Veintenas de activistas han desaparecido en los últimos meses y por lo menos dos han sido asesinados, en su mayoría en áreas dominadas por el grupo Estado Islámico de Irak y el Levante, asociado con al-Qaida.

Rami Abdurrahman, director del Observatorio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que Zaytuni había recibido recientemente amenazas de muerte de islamistas. Fares Mohammed, un activista sirio de los Comités, quien radica en el Líbano, confirmó las amenazas y dijo que grupos extremistas operaban en las cercanías.

Zaytuni se vio obligada a esconderse poco después que comenzó la revuelta contra Assad en marzo del 2011. Ese año recibió el premio Anna Politkovskaya por haber arriesgado su vida al desatender la censura de prensa del gobierno para informar sobre la brutal represión en Siria.

El galardón, que lleva el nombre de una periodista rusa asesinada, se otorga anualmente a una defensora de los derechos humanos que defiende a las víctimas en una zona de conflicto.

El secuestro más reciente se produce en medio de una ofensiva del gobierno en los suburbios de la capital Damasco. Las fuerzas sirias atacaron el martes un bastión rebelde cerca de la frontera libanesa con operativos aéreos y de artillería, dijeron los activistas, haciendo impacto en un pueblo en la región montañosa donde suponen que combatientes de la oposición retienen a un grupo de monjas.

El Observatorio dijo que las fuerzas de Assad atacaron Yabrud, el último bastión importante de los rebeldes en el área de Qalamun, como parte de una enérgica ofensiva lanzada el mes pasado por el ejército para cortar las rutas de abastecimiento de los rebeldes desde el Líbano. La lucha ha obligado a miles de sirios a escapar cruzando la frontera.