El Fondo Monetario Internacional dio plazo a Argentina hasta fines de marzo de 2014 para que divulgue un nuevo índice de inflación y estimaciones revisadas de su Producto Interno Bruto.

El Directorio Ejecutivo del FMI reconoció los esfuerzos de Argentina para mejorar la calidad de ambos indicadores al reunirse para evaluar un informe presentado por la directora gerente Christine Lagarde.

El organismo multilateral había emitido en febrero una declaración de censura al país sudamericano debido a sus reservas sobre la calidad de las estadísticas oficiales empleadas para calcular la tasa de inflación y el producto interno bruto.

Desde que el Instituto Nacional de Estadística y Censos fue intervenido en 2007 por el gobierno del entonces presidente Néstor Kirchner hay discrepancias entre los cálculos privados y los oficiales sobre el valor del costo de vida.

El FMI subrayó en un comunicado "la importancia del diálogo" que sostiene con las autoridades argentinas y expresó su voluntad a "seguir afianzando la relación entre Argentina y el FMI".

Buenos Aires no consiente desde 2006 que el FMI adelante la evaluación a la que somete anualmente a sus países miembros, conocida en la jerga financiera como artículo 4.