Dos soldados franceses han muerto en combate en la capital de la República Centroafricana, informó la oficina del president Francois Hollande.

El comunicado del Palacio del Elíseo no ofreció detalles sobre la muerte de los dos soldados el lunes por la noche, limitándose a decir que realizaban labores de seguridad, protección de civiles y asegurar el acceso de los grupos humanitarios en el empobrecido país.

Funcionarios franceses han advertido de los peligros de una mayor presencia militar junto a fuerzas de la Unión Africana, autorizada la semana pasada por el Consejo de Seguridad de la ONU. El ministro de Defensa francés ha advertido que los grupos extremistas deben desarmarse pacíficamente, o que las fuerzas francesas los obligarán.

El anuncio de los fallecimientos ocurrió poco después que el palacio presidencial informó que Hollande viajaría a la República Centroafricana el martes después de asistir a las exequias del líder sudafricano Nelson Mandela.

El ministro de Defensa de Francia, Jean-Yves Le Drian, dijo que las fuerzas francesas estaban realizando patrullas a pie y en vehículos por las polvorientas calles de Bangui. En un momento intervinieron para rescatar a un musulmán, quien alegó ser comerciante, de una turba que lo acusaba de ser un líder rebelde.

Los rebeldes musulmanes, agrupados en una coalición llamada Seleka, derrocaron el gobierno de este país de mayoría cristiana hace nueve meses.

Los brotes de violencia se volvieron particularmente cruentos la semana pasada, cuando se reportaron más de 400 muertes en dos días de violencia entre cristianos y musulmanes. Líderes mundiales, entre ellos el presidente norteamericano Barack Obama, han pedido calma.