La primera ministra Yingluck Shinawatra dijo el martes que no renunciará antes de las elecciones nacionales fijadas para el 2 de febrero, pese a las exigencias de la oposición de que abandone el cargo.

Yingluck habló un día después de anunciar los comicios, y un día después que el líder de la oposición puso fin a una manifestación de 150.000 personas, insistiendo en que su movimiento ha asumido un poder político amplio.

Las calles de Bangkok estaban tranquilas el martes, que es un feriado nacional, tras semanas de inestabilidad política que a veces llegó a la violencia mientras los manifestantes exigían que Yingluck renunciara y entregara el cargo a un "consejo popular".

Los manifestantes acusan a Yingluck de ser la cabeza visible de su hermano multimillonario, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien vive en un exilio autoimpuesto para evitar ir a prisión por corrupción, cargo de los que ya lo declararon culpable.

Yingluck dijo el martes a los reporteros que "debo cumplir mi deber como primera ministra, según la Constitución".

Se le quebró la voz cuando le preguntaron por el papel de su familia en la política del país.

"Tengo mis emociones", dijo con voz temblorosa. "Soy tailandesa. ¿Quieren que nunca más pise tierra tailandesa?

"He cedido en lo posible, así que pido que me traten con justicia", dijo, y entonces dio la vuelta y se marchó caminando del podio.

Su hermano Thaksin, un multimillonario que hizo su dinero en las telecomunicaciones, fue derrocado por un golpe militar en 2006 que dejó al descubierto el profundo conflicto entre la élite y la clase media urbana, por una parte, y la base de poder de Thaksin en el campo por la otra, base que se benefició de sus políticas populistas, establecidas para ganarse a los pobres del campo.

Desde entonces las dos partes han batallado por el poder, a veces con violencia. Desde que las manifestaciones más recientes comenzaron hace un mes, por lo menos cinco personas han muerto y 289 han quedado lesionadas.

Las protestas más recientes comenzaron cuando el partido de Yingluck trató de aprobar una ley que amnistiaba a Thaksin y a otros.

Pero los manifestantes no se calmaron con el anuncio de nuevas elecciones el lunes, diciendo que no pueden ganar en las urnas debido a la corrupción. El oposicionista Partido Democrático, aliado con el movimiento de protestas, ha sido derrotado por los partidos aliados de Thaksin en todas las elecciones desde 2001.

Un decreto del rey Bhumibol Adulyadej ordenó las elecciones del 2 de febrero y nombró a Yingluck primera ministra interina hasta entonces.

El líder de las protestas, Suthep Thaugsuban, que enfrenta una orden de arresto por cargos de insurrección, habló el lunes a más de 150.000 seguidores cerca de las oficinas de Yingluck y retó a las autoridades al decir: "¡Vengan a buscarme!"

Pero el martes no había ninguna señal de que el movimiento Suthep hubiera sumido ninguna función de gobierno, o que el gobierno de Yingluck tenga intenciones de ceder.

___

Los redactores de la AP Todd Pittman y Jinda Wedel contribuyeron a este despacho.